No hay una forma ideal de enterarte de que tu pareja te ha sido infiel. Si tú eres, en este caso, la que ha sido infiel y quieres que tu pareja se entere solo por ti (y no por terceros), hay algunas cosas que puedes hacer.

Hay casos en los que el otro tiene sospechas y de hecho ha preguntado sobre el tema. En otros casos, el otro no tiene idea de lo que está pasando y ni se imagina lo que le está por venir. Lo cierto es que lo que empezó para ti como toda una aventura puede significarle un dolor inmenso a tu pareja.

Si tu pareja sospecha, es tiempo de dejar de negar las cosas y aceptar la realidad. Si no tiene idea, nunca habrá un mejor momento para decirle, siempre le caerá como un balde de agua fría, pero cuanto antes lo hagas, mejor para los dos.

Hazlo en persona: Este punto es crucial y aunque parece obvio, mucha gente confiesa sus infidelidades “desde lejos”. Nada de mandar un mensaje por email o llamarlo por teléfono. Cara a cara debe ser la forma en la que hagas tu confesión. Ya sea que estés lista para dar el adiós o deseosa de nunca haber sido infiel y esperando y rogando por una segunda oportunidad, la mejor forma de hacerlo es frente a frente.

Hazlo en un lugar privado: No se lo digas en un bar, o tras una cena en algún restaurante, ni en un parque a la salida. Hazlo en un lugar donde la persona pueda reaccionar, llorar, preguntar, etc., sin tener que estar rodeado de extraños. Mantente calmada y madura. Has cometido un error y ahora estás haciendo lo mejor posible para reparar el daño, si es que la persona aún está interesada en darte otra oportunidad.

No involucres a amigos y familia: No vayas a contarle a su madre o a uno de sus amigos lo que has hecho en busca de ayuda, comprensión o complicidad. Primero debes ser honesta con él y dejar que reaccione. Es muy probable que su reacción no sea abrazarte y decirte “te perdono”, sino todo lo contrario. No llames a sus amigos para saber cómo está si después de tu confesión no te responde el teléfono. Esto es algo entre tú y él.

No lo culpes: No empieces diciendo o sugiriendo que por su culpa terminaste en brazos de otro. Eso es algo que, si bien puede tener algo de cierto, es él el que debe darse cuenta de lo que hizo o no hizo para que tú lo engañaras. Entiende que tú ya le has hecho daño con tu infidelidad, y que ahora estás tratando con una persona lastimada. Quizá más adelante los dos puedan hacer autocrítica y ver por qué llegaron a esa situación.

No mientas más: No inventes una mentira para explicar por qué lo engañaste. No más mentiras. Sé clara, honesta y responde las preguntas que te haga con sinceridad. No intentes apaciguar su dolor con mentiritas piadosas. Si realmente quieres volver a ganar su confianza, tienes que ser sincera y punto.

Prepárate para perderlo: Y si, es probable que al menos por un tiempo te pida que lo dejes solo, que te alejes, que no lo llames. O que te diga cosas horribles, aunque realmente no las sienta. Piensa cómo reaccionarías tú a algo así. Quizá estés lista para terminar tu relación o, al contrario, te des cuenta de cuánto realmente te importa seguir con tu novio. Dale tiempo, espacio y demuéstrale que realmente lo sientes mucho y no lo volverás a hacer. Y también prepárate para la transición ya que si regresan, por un tiempo, tendrá algunos problemas para confiar en ti.