Man being unfaithful in the park on a sunny day

La figura de “la otra” mujer en una relación, que se supone sea de dos, no es necesariamente una villana con planes preconcebidos para hacerle daño a la esposa o novia. Por lo general, las mujeres que asumen el rol de “la otra” comienzan sin saber qué pasa en la relación de ese hombre que le asegura que no ama a su chica. En ocasiones, ni se enteran de que llevan el nombre de amantes. Pocas son, pero las hay, quienes acceden a ser la “segunda” por aquello de vivir una experiencia o sentirse libre dentro de una relación puramente sexual. O al menos eso piensan, en un principio.

Pero, ¿por qué ese rol no vale la pena? Pedirás más y ofrecerás menos. Sí, descubre las 6 razones por las que no vale la pena.

  1. Amor a medias. Vivirás un amor incompleto. Podría ser que tú te enamores, pero él no o viceversa. Tanto tú como él saben que esa relación podría terminar en cualquier momento. Tal vez, luego de un escándalo cuando su novia se entere o, peor aún, un buen día él te dice: “Gracias, pero esto llegó hasta aquí. Me caso el mes que viene”. En el corazón no se manda. Los sentimientos no se pueden controlar.
  2. ¿Sexo sin sentimiento? Un one night stand (sexo de una noche u ocasional)es divertido. Pero, conforme pasas tiempo con una persona, vas creando y construyendo ciertos afectos. El llamado sexo sin sentimiento es un arma de doble filo. Puede ser que ninguno lo sienta o que una de las partes, sí. Ahí es que se da el conflicto. Lo que comienza como un juego puede traerte demasiado sufrimiento. Si esperas que te diga “te amo”, puede ser que él nunca repita esa frase.
  3. Perderás tu capacidad de compromiso. Una vez comiences sin compromiso una relación, no tendrás la necesidad de establecer ese respeto por esa persona. Si conoces a otro, no pensarás en cómo se sentirá tu “pareja”. ¿Por qué? Porque en el fondo sabes que está con otra. Y si no la respeta a ella, no te respeta a ti. ¿Qué sucedería si quieres emularlo? Entonces, ya no serían tres en una relación sino cuatro.
  4. Estarás sola en las fechas importantes. Sí, cuando todo el mundo se tome de las manos para darse el beso de felicidades el Día de Acción de Gracias, Nochebuenao despedida de año, tú estarás sola y TRISTE. Sí, eres soltera, pero no vas a hacer planes con amigas porque lo vas a esperar. Y esos días, él no llegará. Eres la amante de un hombre que no te considera y no quiere estar contigo. Tiene otra prioridad. Duele, es duro, pero es la verdad. Es tu verdad si decides seguir con esa relación.
  5. No estará contigo en una crisis. Cuando muera un familiar muy cercano a ti, él no podrá tomarte de la mano, ni secará tus lágrimas frente a todos en el servicio fúnebre. Ni tampoco te acompañará al cementerio o la cremación. Él no puede arriesgarse a que lo vean contigo. Si la gente los ve, podrían sospechar por la forma en que se miran. Si la relación sexual es lo principal que los mantiene juntos, no podrán contenerse.
  6. Sufrirás si te enamoras. El día que te des cuenta de que estás enamorada, no podrás ocultarlo más. Comenzarán las exigencias, alegaciones y un sinfín de preguntas de tu parte. Las respuestas puede que no te gusten o no te convenzan. Querrás saber por qué no puedes estar con él. Pensarás que si tú lo amas con tanta intensidad, él definitivamente sentirá lo mismo. ¿La verdad? Solo él la sabe. Tal vez se enamoró igual, pero no te lo dirá porque algo más especial y fuerte lo une a su pareja. Ella no es “la otra”. La amante, a la que no necesariamente le da explicaciones, eres tú.

Entonces, antes de entrar a una relación de este tipo, piénsalo bien. Tu amor propio, tu yo interior y tu alma serán quienes más se vean afectados.