Estar casada con “el amor de tu vida” es una gran bendición, pero eso no quita el hecho de que ambos tengan que trabajar cada día para hacer que el cariño, respeto, aventuras y felicidad permanezcan –y crezcan- pese a los conflictos o dificultades que se presentan.

¿Llevan varios años juntos? Aquí algunas señales de que tu matrimonio es fuerte.

#1 Pelean, pero no se insultan

Ustedes pelean sobre las cosas que son mejores para su matrimonio, hijos, casa o familia, pero jamás se insultan, son injustos al discutir o se atacan mutuamente. Eso es algo bueno, los expertos afirman que es muy saludable para la relación que ambos se digan siempre lo que piensan.

#2 Se admiran y reconocen

Ambos son capaces de decir 3 cosas que han aprendido o admiran el uno del otro en 30 segundos (o menos). Desde si él te enseñó a preparar una deliciosa sopa de verduras hasta si tú le mostraste cómo usar el lavavajillas. Se admiran y reconocen como las personas valiosas que son sin pretexto.

#3 Confían plenamente

Ser un matrimonio fuerte implica que pueden salir por su cuenta (con los amigos o cosas de trabajo) o pasar tiempo a solas sin que el otro sienta dudas o celos injustificados. Ustedes saben que la confianza y amor es tan grande, que ninguno de los dos va a fallar en la relación.

#4 Pueden hablar de todo

Desde las cuestiones económicas (tema muy difícil) hasta cómo estuvo el último capítulo de su serie favorita, no hay cosa de la que ustedes no puedan platicar. Y aunque no siempre están de acuerdo, son capaces de respetar sus opiniones y disfrutar de una larga, larga charla.

#5 Siempre duermen juntos

Incluso cuando te quedas dormida en el sofá, despiertas en los brazos de tu amado (él te lleva a la cama o se acurruca junto a ti). El amor está tan vivo que su rostro sigue siendo lo primero que quieren ver por las mañanas y lo último en las noches; esto signo de un matrimonio fuerte.

#6 Sus amigos los admiran

Aunque quizá no sean el único matrimonio de la “bolita de amigos”, ellos siempre dicen que los admiran: la forma en la que se comunican, cómo se consienten o resuelven sus problemas. Incluso han llegado a pedirles consejos para superar alguna crisis de pareja. ¿Qué más prueba de solidez?

Es cierto que no hay una fórmula mágica para que tu matrimonio funcione al 100%, pero alégrate de que lo están haciendo bastante bien hasta ahora y que el amor va “viento en popa”.