¿Sientes que la envidia o, peor aún, la mala vibra están presentes en algunos espacios de tu vida? ¿Consideras que no estás rodeada de personas sinceras en el trabajo, tu vecindario o que tu mejor amiga ha cambiado contigo de la noche a la mañana? Si esto es así, podrías necesitar nuevas pautas mentales para combatirlo. El líder espiritual de los monjes tibetanos, Dalai Lama, tiene sabias palabras que te ayudarán a liberarte de estas energías negativas. Si deseas, puedes repetirlas haciendo un pequeño ritual. Busca un lugar de tu casa que esté en silencio, enciende una vela blanca, coloca un vaso de agua limpia. Respira. Comienza a leer en alta voz. Cuando termines, sentirás paz. Y desecha el vaso de agua. Pudo haber “recogido” esas malas energías.

Suéltalo

Esta frase, que se hizo tan popular con la cinta Frozen, es muy profunda “Let it go”; en español “Déjalo ir”. Pero, el mensaje del Dalai Lama es específico. Libérate de aquellas personas negativas. “Deja ir a personas que solo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente”.

NO al resentimiento

Las personas que te envidian podrían “admirarte con mucha rabia”. No le des el gusto de que te vean molesta. Ellos tienen bronca  por tu éxito, tu felicidad (sí, esto es por lo que la gente envidia a uno) tu salud o tu sinceridad. “Casi siempre la rabia es una señal de debilidad, más que de fortaleza”, plantea el Dalai Lama. Sabias palabras.

Promueve la paz

“Es mucho mejor hacer amigos, comprenderse mutuamente y hacer un esfuerzo para servir a la humanidad, antes que criticar y destruir”, establece el Dalai Lama. Así que para que esas malas energías no te toquen ni dañen tu corazón, envía paz. Sí, paz. Respira.

Mente positiva

¿Cómo lograr una mentalidad positiva? Sencillo. “Si la mente está ocupada con pensamientos positivos, es más difícil que el cuerpo se enferme”, explica el Dalai Lama. Por tanto, no permitas que esa energía externa opaque tu alegría. 

Corazón feliz

La felicidad es la mejor medicina del alma. Asimismo, será la mejor arma espiritual para combatir cualquier energía “cruzada”. “Si quieres ser feliz tú, practica la compasión”, asegura el Dalai Lama. Por tanto, no te aferres en lo que quieren hacerte. Recuerda, suéltalo, ten compasión.

Tranquilidad

Si optas por tener tranquilidad, lograrás grandes triunfos. Pero, no te aferres en pensar que alguien con su mala energía o mala vibra “te quitó” algo. Evalúa esta frase del Dalai Lama y entenderás por qué. “Recuerda que no obtener lo que uno quiere a veces es un golpe de suerte maravilloso”.

El silencio

Para combatir la mala vibra y la envidia lo mejor es NO contestar ironías, ni el cinismo que usen otras personas para hablarte. El Dalai Lama expone que “el silencio es muchas veces la mejor respuesta”. Respira, no digas nada. Así bloqueas la envidia.