7-cosas-que-debes-dejar-atras-para-ser-feliz

Examinemos juntas siete cosas en la vida que debes soltar, sacar de tu sistema si quieres experimentar momentos de plenitud. ¡Vale la pena! Entusiásmate con la idea de ser feliz.

  1. Olvida el pasado. Dale rienda suelta a una experiencia nueva sin atarte a experiencias supuestamente conocidas. Suelta el dolor de lo que te hicieron. Sacude el alma y empieza en cero. Lo mejor es vivir el momento en sí mismo.
  2. ¡Fuera el miedo! ¿Qué es esa sensación? El miedo es la emoción que pretende mantenerse a salvo y vivo. Pero,  el miedo puede limitarte e impedir que hagas algo que podrías resolver perfectamente, o por el contrario, el miedo puede llevarte a actuar impulsivamente. El miedo paraliza. No permitas que te impida ser feliz.
  3. No critiques. Una cosa es una evaluación laboral de un compañero a un chisme de pasillo en el que criticas lo que hizo o dejó de hacer el otro. La compasión es importante, no hablo de justificación, pero sí de tener la sensibilidad de no herir, no criticar.
  4. Diles adiós a las quejas. Para de quejarte. Si no puedes realizar algo, cambia la estrategia, pero no te quejes. Es más fácil criticar, denostar, difamar, censurar y cargar contra la persona que toma su propio camino. La gente que se queja, aleja. Tú no quieres vivir aislada del mundo. Quieres ser feliz.
  5. Opta por no controlar. La gente que tiene una necesidad de control pierde realmente el control de su vida. Deja ir la palabra control. Si te sientes provocada por lo externo, déjalo ir. No te asumas como víctima de lo externo.
  6. Admite que no siempre tienes la razón. No luches por ser dueña de la máxima verdad. No la tienes. Opta por entender que existe una verdad personal, pero que existen otras razones que también son válidas. No eres quien da la última palabra sobre todo. Como dice la Dra. Nancy Álvarez, pregúntate: “¿quién tiene la razón?”.
  7. Quítate el vestido de víctima. ¡Ánimo, que la vida es bella! No eres la pobre chica que sufrió porque… No, no, no más. Olvida las tragedias. Piensa en las alegrías. Y tampoco trates de sacar ventaja de otros haciéndoles ver que vives una tragedia continua. Elimina los pensamientos de derrota.