¿Estás teniendo problemas para que tu hijo coma ciertos alimentos? Tenemos la solución: con estos trucos lograrás que tu hijo coma de todo. Lo bueno es que muchas veces él ni se dará cuenta, mientras que otras tendrás que ser más sutil para lograrlo. Pero como todo con los niños, ¡vale la pena intentarlo!

  1. Enfócate en lo básico

¿Cuál es la base de la alimentación infantil? El equilibrio, la variedad y la moderación.

  1. Provee una dieta balanceada

La mejor forma de que el niño coma de todo, es que en tu casa todas las comidas sean balanceadas, desde el desayuno hasta la cena.

  1. Incluye frutas y vegetales

Intenta que cada comida incluya al menos una verdura o una fruta. De esta manera, te asegurarás que tus hijos las coman al menos cuatro veces al día en el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena.

  1. Haz comidas variadas

Como seguro ya sabes, ningún alimento contiene todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Por eso, tienes que ofrecerles a los niños comidas variadas, de forma que si no están obteniendo los nutrientes de un alimento que quizá no comen porque no les gusta, los obtengan de otros.

  1. Limita la comida chatarra

Muchas veces los niños optan por la comida chatarra porque no tienen a mano opciones de comidas saludables y deliciosas.

  1. Categoriza los alimentos

Hay alimentos que los niños deberían comer todos los días (como verduras, frutas, granos y carnes magras), alimentos que deberían comer seguido (como pan, arroz y pasta) y alimentos que probablemente no deberían comer casi nunca (como patatas fritas).

  1. No utilices la comida como recompensa

Uno de los errores que a veces cometemos las madres, es recompensar a nuestros hijos con comida. Esto crea patrones mentales poco saludables que pueden más adelante llevarlos a tener problemas de alimentación, especialmente porque la mayoría no recompensa a los niños con brócoli o zanahoria, sino con alimentos poco saludables y nutritivos.