¿Eres mamá de uno o varios hijos varones? ¡Qué alegría y privilegio! Porque las mamás de hijos varones tenemos una misión muy importante: enseñarles a las próximas generaciones de hombres a ser más amables y respetuosos. Es un desafío, por eso tenemos que esforzarnos, y al hacerlo estaremos dando un paso más hacia la igualdad de género.

Ser caballeros y respetuosos

En un mundo donde desde la publicidad hasta los chistes y las canciones incitan a los hombres a usar, jugar o aprovecharse de las mujeres, las madres tenemos que centrar nuestros esfuerzos en criar hijos que sean caballeros y respetuosos con las mujeres.

Limpiar y ordenar

Si perteneces a la generación en que los hombres no quieren involucrarse en las tareas del hogar y llevas ese peso tú sola, seguro querrás crear un mundo más equitativo para el futuro. Y una forma sencilla de hacerlo es enseñarles a tus hijos varones a limpiar y ordenar, habilidades que les servirán tanto para una vida de soltero como para la vida en pareja.

Respetarse a sí mismos

Para que nuestros hijos aprendan a establecer relaciones saludables, tanto de amistad como de pareja, es importante que les enseñemos a amarse y respetarse a sí mismo tal como son. De esta manera no se dejarán manipular, ni tratarán de manipular a otros para cambiarlos.

Que está bien ser vulnerable

¡Eso de que los hombres no lloran está tan pasado de moda! Y como madres somos las encargadas de enseñarles a nuestros hijos varones a que no solo está permitido ser vulnerable, sino que además es saludable.

Respetar la privacidad de los demás

Así como esperamos que nuestra pareja y nuestras amigas sean discretas con respecto a nuestra vida personal, tenemos que enseñarles a nuestros hijos a respetar la privacidad de los demás. Y esto se lo enseñamos, además de decírselo, con el ejemplo: simplemente no hables de los demás con tus hijos, ni dejes que escuchen cuando hablas con amigas.

Hacerse responsables de sus errores

Como dice el dicho, a la culpa nadie la quiere. Pero una forma de criar a un hijo responsable y confiable es enseñarle a hacerse responsable de sus errores, lo que implica no solo admitirlos, sino también hacer todo lo posible por enmendarlos.

A confiar en su madre

Los amigos y las parejas van y vienen, pero en la familia siempre se puede confiar, ¡especialmente en nuestra mamá! Por eso es importante que le transmitas confianza en que, pase lo que pase, siempre puede contar contigo.