VIAJES

Seguro que muchas veces has soñado con meterte dentro de una película y descubrir dónde se rodó tu filme favorito. ¿Quién no se ha imaginado paseando por los paisajes neozelandeses de El Hobbit o besando a su pareja en la Fontana de Trevi? Aquí te proponemos una lista con los mejores destinos de película del mundo. Luces, cámara… ¡acción!

Matamata, Nueva Zelanda (El Hobbit)

En el pueblo neozelandés de Matamata se encuentra Hobbiton, la famosa comarca hobbit en la que se rodaron las películas de El Hobbit y El Señor de los Anillos. El gobierno de Nueva Zelanda decidió dejar los agujeros hobbits como atracción turística y el pueblo ahora recibe miles de turistas cada año y hace visitas guiadas cada día. Incluso se puede leer una señal en la entrada del pueblo que reza: “Bienvenido a Hobbiton”.

Restaurante Gonpachi, Japón (Kill Bill)

El famoso restaurante en el que Uma Thurman lucha con su katana contra Lucy Liu se encuentra en Tokio bajo el nombre de Gonpachi. Es sin duda muy recomendable subir a la planta superior, desde donde se puede disfrutar de una buena panorámica del lugar. En la entrada tienen una foto en la que Quentin Tarantino, director del filme, posa con el dueño del restaurante. El lugar ha sido visitado por estrellas de cine, cantantes y hasta monarcas, de los que también hay fotos.

Monument Valley, Estados Unidos (Forrest Gump)

A aquellos a los que les habría gustado correr con Tom Hanks en Forrest Gump y gritar “¡Corre, Forrest, corre!” les merece una visita a Monument Valley, en Utah, Estados Unidos. Este impresionante paisaje natural ha sido escenario de muchas películas míticas americanas además de Forrest Gump: a casi todos nos suena de las películas de vaqueros y nos vienen a la cabeza muchos ejemplos. Sin duda, una joya natural de Estados Unidos que merece la pena visitar, más allá de si es cinéfilo o no.

Moulin Rouge, Francia (Moulin Rouge)

El Moulin Rouge de París es, sin ninguna duda, el cabaret más famoso del mundo al día de hoy. Esto es culpa, en muy buena parte, de la película homónima protagonizada por Ewan McGregor y Nicole Kidman en 2001. El auténtico cabaret fue construido en 1889 por el español Josep Oller, durante la plena Belle Époque parisina. Parada obligatoria para el turista, merece la pena al menos verlo por fuera y evocar esos momentos de cine.

Casablanca, Marruecos (Casablanca)

Fue en 1942 cuando Humphrey Bogart e Ingrid Bergman rodaron en la ciudad marroquí de Casablanca la película del mismo nombre. Todo un clásico del cine, avalada por la crítica, esta película puso a la ciudad en el mapa para muchas personas que desconocían su existencia. La película fue ganadora de tres premios Óscar, entre ellos el de Mejor Película y Mejor Director (Michael Curtiz).

Fontana de Trevi, Italia (La Dolce Vita)

La famosísima Fontana de Trevi es de los monumentos más famosos de todo Roma, y todo el que va a la ciudad visita esta fuente y lanza una moneda hacia atrás. Esto se hace con el fin de que se cumplan dos deseos: volver a Roma y enamorarse. El dinero arrojado por el turista a la fuente suma unos 2 mil euros semanales. En esta fuente se rodó la escena más famosa de La Dolce Vita, de Federico Fellini, en la que los protagonistas se dan un baño en ella.

Mos Spa, Túnez (La Guerra de las Galaxias)

El Planeta Tatooine es uno de esos lugares que te resultan familiares, incluso sin haber estado nunca. Es uno de los varios escenarios de Star Wars que se encuentran en Túnez. Es en esta ciudad en la que vivía Luke Skywalker en la película y ahora se puede visitar e incluso hacerse fotos con túnicas y blandiendo espadas láser. Para frikis y no tan frikis.