Aunque es una experiencia que la pasó tu abuelita, mamá, tía, hermana y mejor amiga, para ti ser madre es completamente nuevo, por lo que es normal que te provoque incertidumbre. Pero, solo tú sabes si estás o no preparada para traer al mundo a un niño que cuidarás y amarás desde el primer momento en que decidas quedar embarazada.

Por eso, es muy común que sientas algunos de estos miedos antes de decidir en convertirte en mamá.

  1. Dejar de ser independiente: Sabes que desde el momento en que te das cuenta de que serás mamá, ya no vuelves a ser solo tú. Tu bebé dependerá de ti y con gusto lo cuidarás, verás crecer, lo levantarás cuando caiga y serás su fan número uno.
  2. Aún más responsable de lo que eres: Porque tu bebé depende de ti. Él no solo necesita que su mamita trabaje para que le provea de alimentación, ropa y juguetes sino de tiempo para que le demuestre su cariño y amor.
  3. ¿Será un embarazo bonito o complicado?: Y no se trata de intentar quedar embarazada sino de lo que conlleva. Es decir, los síntomas y molestias que en algunos casos se complican más en unas mujeres que en otras. Al enterarte de que serás mamá, no importan los achaques, dolores de espalda ni calambres… ¡Todo valió la pena!
  4. ¿Cambiará mi relación de pareja? Has escuchado a cientos de mamás decir que cuando nace un hijo, la intimidad de la pareja cambia tanto que a ti también te atemoriza. Y aunque no es el fin del mundo, existen muchas maneras de evitar que te suceda. Basta con armarte de paciencia, creatividad y estar muy bien informada.
  5. Le temo al parto: Dicen que luego del parto, el dolor se olvida. Así que, si decidiste ser mamá no te preocupes, eres primeriza, pero solo imagínate cuántas mujeres han pasado por esta etapa y han salido con su mejor tesoro en brazos. ¿Vale o no vale la pena?
  6. Quedarte sin trabajo: La vida laboral te preocupa, te da miedo quedarte sin trabajo y no tener el dinero suficiente para alimentar a tu hijo. Y no es para menos, las opciones de empleo son reducidas y los ahorros no darían para tanto.
  7. ¿Seré buena madre?: A la mayoría de las chicas les ha pasado. Quizás tú eres una de ellas. Temes no ser la mamá que tu hijo necesita porque el trabajo te impide compartir con él todo el día o porque no sabes cómo manejar problemas como mala conducta, adolescencia y demás.

Sentir miedo es normal, afrontarlo es de campeonas. Solo tú decides si deseas ser madre o no. Nadie tiene por qué criticar tu decisión. ¿Qué otros miedos has experimentado?