El bullying, tanto físico como verbal, es algo serio pues puede perjudicar la vida de los niños de manera irreversible. Se sabe de jóvenes que tomaron decisiones drásticas que los llevaron al suicidio, porque pensaban que ese tremendo acoso no acabaría nunca y que nadie los podría ayudar.

Ahora quiero contarte algunos mitos y verdades acerca del bullying que tú, como madre, debes saber.

El acoso es algo normal durante la infancia y se debe ignorar

En realidad esta es una gran falacia pues ningún tipo de intimidación durante la infancia debe ser ignorada. No importa la edad que se tenga, estas actitudes pueden bajar la autoestima y disminuir la confianza que los niños tienen en sí mismos.

Defenderse del acosador a los golpes lo alejará

Aquí tenemos una gran mentira, pues lo único que se conseguirá es que el agresor se ponga mucho más violento y esto traiga severas consecuencias.

Los acosadores nacen así, es genético

Esta es una gran mentira, pues muchas veces ellos crecen en un entorno violento y adoptan las mismas actitudes de sus padres o hermanos.

La intimidación ocurre solo en las escuelas

Aquí tenemos otra mentira, pues el bullying puede suceder en cualquier lugar, inclusive dentro del seno familiar.

Es posible detectar un acosador por su forma de mirar

Esto no es del todo cierto, pues puede parecer una persona totalmente normal y actuar como un matón aterrorizando a todos aquellos que son más débiles que él. No existe un código preestablecido en cuanto al lenguaje o a la vestimenta.

El bullying en línea es inofensivo y no genera ningún daño

El acoso en línea no es para nada inofensivo, es un tema grave que puede volverse viral y expandirse más rápidamente que si se hace personalmente. Cuando consideres que tu hijo está siendo intimidado por alguien en línea, lo que debes hacer es tomar capturas de pantalla para tener un registro y pruebas. Si bien el daño físico no está presente ante el bullying cibernético, es probable que las heridas emocionales sean difíciles de curar.

Hacerle saber al acosador que estamos al tanto de su actitud solucionará las cosas

Hablar con el acosador en forma directa puede causar que el acosado sufra más daño. Lo que se requiere en este caso es conseguir el apoyo necesario para lograr detenerlo de una vez por todas.

Ten en cuenta todos estos puntos y habla siempre con tu hijo si sospechas que es víctima de bullying. Si no sabes cómo encarar el tema, puedes pedir la ayuda de un profesional en psicología que sabrá cómo orientarte.