Estoy segura de que la relación que tienes con tu pareja te hace inmensamente feliz, pero eso no significa que debas estar con él 24/7 y te olvides de salir o hablar con tus amigas.

En defensa de la amistad, y para que después no tengas de qué arrepentirte, te compartimos algunas buenas razones por las que no debes cambiar a tus amigas por esta, ni otra, relación. ¡Pon atención!

Te apoyan en todo

¿De qué otras personas esperas recibir apoyo cuando esa “chica” le de like a la foto de tu novio en Facebook y tengas que stalkearla? Ellas serán tus mejores consejeras y equipo investigador.

Son una buena compañía

Siempre necesitarás un “tiempo de amigas”, posiblemente tu novio no desee acompañarte a que te arregles las uñas. Y si, reconoce que no será el acompañante ideal.

Te conocen mejor que nadie

Tus amigas conocen una versión de ti que, acéptalo, a pocos les muestras. Si ya te diste cuenta de que tu amiga termina las frases que inicias, ¿hay algo más que puedas ocultarle?

Son buenas para tu salud

Un estudio publicado por la American Society of Clinical Oncology, indica que las mujeres con pocas amigas que padecían cáncer, tenían 66% más probabilidades de morir que aquellas cuyo círculo social era sólido. Así que imagina lo mucho que ayuda su amistad a tu salud.

Salvaguardan tu identidad

Las amigas son como pedazos vivos de tu historia, te recuerdan quién eres y todo por lo que has pasado para llegar a donde estás (seguramente con mucho de su apoyo emocional).

Serán tu soporte… si terminas la relación

No es que te lo desee, pero si llega a suceder no habrá mejores palabras de consuelo que las de tus amigas, seguramente serán ellas las que te devuelvan al mundo real y te hagan sonreír.

Sencillamente porque no…

Si estás en una relación por la cual dejas de lado parte de lo que amas, especialmente a tus amigas, quizá no deberías seguir en ella. Recuerda que tu vida se conforma de muchos aspectos, no sólo de una pareja.