Las hermanas comparten un vínculo especial, un vínculo que no se encuentra ni en la más cercana de tus amistades. Crecer con ella significa aprender juntas con el paso de los años y comprenderse la una a la otra.

Significa tener un sinfín de peleas por las cosas más tontas, pero también tener su apoyo. A todo esto hay que sumar un vínculo aún más especial: la amistad. Tu hermana ya no es sólo la molesta hermana que amas; ella es también la mejor amiga que te conoce por dentro y por fuera.

Aquí hay 9 razones por las que es increíble que tu hermana sea tu mejor amiga:

Las conversaciones

Con tu hermana es posible platicar horas y horas o, por el contrario, estar en completo silencio sin sentirse incómodas.

La forma en que “se leen la mente”

Tú y tu hermana tienen su propio idioma que nadie puede entender. Una frase, una palabra, o incluso una mirada a través de una habitación llena de gente es suficiente para que puedas entender lo que está pasando en la mente de tu hermana.

La honestidad

Puedes contar con la opinión honesta y brutal de tu hermana siempre. Ella no guardará nada y no te protegerá con mentiras. Ella te dirá cuando te estás portando mal o cuando tengas comida en los dientes.

Los tips que se dan

No es necesario que tengas un asesor de belleza o ver canales en YouTube para un nail art cuando tienes a tu hermana. Ella se asegura de que todo esté listo cuando se trata de consejos de belleza.

Los chistes privados

Compartes con ella una gran cantidad de chistes. Los cuales disfrutan más cuando otras personas están con ustedes y no entienden ni una palabra de lo que dicen.

La conexión 

No tienes que decir ni una palabra para que ella entienda lo que está pasando. Las habilidades telepáticas que compartes con ella te permiten leer su mente con facilidad.

La compañía

Nunca estás sola porque la presencia molesta, amorosa y estúpida de tu hermana está siempre a tu lado, en persona o por mensajes.