Cuando nos encontramos ante una bifurcación y la vida nos obliga a elegir un camino que tomar, es bueno estar listas. Pero, ¿cómo?

Para ayudarte en esta difícil tarea, te damos 7 tips para que puedas tomar buenas decisiones.

Mantén la calma

Cuando te enfrentas a una elección compleja, una gran cantidad de sensaciones positivas y negativas te asalta y puede afectar tu capacidad de tomar una decisión racional. Por eso, un buen consejo es que te mantengas en completa calma hasta que puedas pensar con más claridad los pasos a seguir.

Obtén toda la información que sea posible

La mayoría de las decisiones se toman mejor cuando se tiene la suficiente información para dilucidar qué es lo más adecuado. Esto ocurre sobre todo cuando se trata de temas de gran trascendencia. Así que apela a todas las fuentes que puedan ayudarte en esta disyuntiva.

Simula que aconsejas a un amigo

Una buena manera de tomar la decisión correcta es fingir que aconsejas a un amigo. Casi siempre funciona, pues todos deseamos siempre lo mejor para nuestros amigos. Si te cuesta poner en práctica este ejercicio, prueba acudir a tus amigos de carne y hueso y pedirles su opinión.

Sopesa riesgos y ganancias

La mejor manera de tomar la decisión correcta es sopesar el riesgo que correrás por sobre la ganancia que obtendrás. Si los resultados positivos son mucho menores que lo que arriesgas, es mejor no tomar esa decisión. ¡De seguro hay una alternativa mucho mejor!

Piensa en los afectados

La pregunta es simple: ¿quiénes se verán afectados en la toma de tus decisiones? ¿Será bueno o malo para ellos? Ten en cuenta esto antes de tomar una decisión, pues por lo general no solo se ve afectado el protagonista del dilema sino todos aquellos que lo rodean.

Haz una lista con tus opciones

Ten cuidado de no olvidar ninguna opción y no decidas nada hasta no tener el listado completo. Déjalo por un tiempo y vuelve a leerlo más adelante. Verás que el tiempo es un gran filtro a la hora de elegir lo más adecuado para ti.

Hazle caso a tu intuición

Muchas veces solo tienes que hacerle caso a tu primera impresión y olvidar el resto. Confía en tu intuición, escucha a tu voz interna que en general suele estar en lo cierto.