La mayoría de nosotras tenemos modelos a seguir o admiramos a mujeres que han logrado ser exitosas en sus carreras, activistas sociales, esposas, compañeras admirables o madres ejemplares. A continuación, las siete virtudes por las que estas mujeres se distinguen.

  • Nadie las intimida. Una mujer segura de sí no anda comparándose con otras mujeres ni pretendiendo vivir de acuerdo con lo que hagan los demas. Siguen sus propias reglas.
  • Tienen iniciativa. Toman los asuntos en sus manos. Hacen las cosas que desean y planifican. Creen siempre en ellas mismas. La mujer segura no sigue los pasos de otro. Por lo general, es líder.
  • Aprendieron a decir NO. Mientras no aprendas a decir NO en el momento justo te sentirás agobiada, cargada de trabajo e infeliz. ¿Por qué? Complacer a los demás puede ser sumamente desgastante. Decir NO puede tener una consecuencia muy positiva para ti.
  • Escuchan a los demás. Saber ser líder es saber escuchar. Tener la candidez para aceptar consejos y reflexionar sobre ellos. Una mujer exitosa y segura de sí misma se rodea de gente inteligente que le sirve de guía.
  • NO envidia el éxito. Una mujer segura no envidia que su compañera o mejor amiga haya obtenido un ascenso o un reconocimiento profesional. Por el contrario, se entusiasma como si fuera ella misma quien recibió la distinción, porque si las personas que conoce crecen, ella crece y eso la motiva a ser mejor.
  • Sensible en el amor. Sí, una mujer segura no es dura, ni dominante ni prepotente con el hombre que ama. Es una mujer sensible que cree en las bondades de amar a una pareja. Respeta y considera a su compañero.
  • “ES BELLA”. Atractiva o hermosa, angelical o vampiresa, es simplemente ella. Nadie tiene que decirle “eres bella” para que se lo crea. Está segura de sí misma, no necesita que otros la validen ni le reconozcan sus atributos físicos.

Si realmente quieres ser una mujer segura, solo sigue tu instinto. Busca dentro de ti cómo mejorar, cómo desarrollar mejor el intelecto y la inteligencia emocional.