VIAJES

Si lo que buscas para tus próximas vacaciones es olvidarte del teléfono, la agenda, el trabajo, internet, quitarte las preocupaciones y desconectarte del mundo entero, esta es la lista para ti. Recopilamos las ocho cabañas más increíbles del planeta para desaparecer y tomarse un descanso con todas las letras.

Isla Colón, Panamá

El archipiélago de Bocas de Toro es uno de los destinos más recomendados del mar Caribe para visitar islas vírgenes y playas paradisíacas aisladas del turismo masivo. En estas islas panameñas sólo encontrarás un remanso de paz y tranquilidad, con impresionantes cabañas a la orilla del mar.

Folegandros, Grecia

Folegandros es, poco más que una pequeña roca flotando tranquilamente en el Egeo, y ahí precisamente está la clave. Si lo que buscas son villas de lujo, Santorini está a solo un paso, y si quieres convertir tu viaje en una fiesta, Mykonos puede ser mejor opción. Pero si sólo quieres la tranquilidad del mar, tu isla es Folegandros.

Erg Chegaga, Marruecos

Una noche en el desierto es lo que buscan muchos viajeros que van a Marruecos, algo que ha convertido a lugares como Merzouga en pequeños parques temáticos del turista, más que en un espacio natural en el desierto. Los que estén buscando la aventura real se dirigirán a las dunas de Erg Chegaga, donde podrán pasar varias noches acampando en el desierto contemplando en la noche la inmensidad del universo.

Nuuk, Groenlandia

Pocos lugares hay en la tierra tan abundantes en riqueza natural pero tan poco visitados como Groenlandia. Aquí podrás pasar días recorriendo glaciares de miles de años de antigüedad o practicando deportes como el kayak alrededor de icebergs en una laguna silenciosa. Pero la magia real llega de noche a lugares como Nuuk, cuando te puedes sentar junto al fuego con una taza de té caliente y disfrutar del hipnótico baile de las auroras boreales.

Islas Lofoten, Noruega

Las Islas Lofoten son conocidas por tener los pueblos más bonitos de Noruega. Aunque ahora la actividad principal en el archipiélago es el turismo, sus pueblos han sido siempre pueblos de pescadores. Muchas de las cabañas de pescadores que poblaban la isla han sido ahora convertidas en pequeñas pensiones que ofrecen al viajero un trato amable y familiar para disfrutar en plenitud de las islas.

Lago Cocibolca, Nicaragua

El Lago Cocibolca es el mayor lago de América Central, con varias islas y hasta dos volcanes en su interior, lo que lo convierte en uno de los lugares de mayor atractivo en Nicaragua. Los atardeceres en las islas, rodeadas de una hermosa fauna y vegetación, son el principal atractivo del lugar que conserva una tranquilidad natural inigualable.

Lago O’Hara, Canadá

Si estás buscando un tranquilo refugio de montaña, es poco probable que encuentres un sitio mejor que una cabaña en el Lago O’Hara en las montañas canadienses. A pocos kilómetros del lago Louise, este lago sólo permite el tráfico de vehículos autorizados, lo que lo convierte en un espacio natural en el que respirar el aire más puro. Aunque algunos deciden verlo en un día, la opción más recomendada es hacer noche en una de las cabañas a la orilla del lago, previa reserva, por supuesto.

Sant Hilari Sacalm, España

En la provincia de Girona, repleta de bosques, se encuentran unas peculiares cabañas en los árboles. Estas rústicas cabañas están creadas especialmente para aquellos que quieran fusionarse de lleno con la naturaleza. No hay electricidad, internet, ni cobertura, sólo la fantástica sensación de estar suspendido sobre los árboles y la oportunidad de disfrutar de una cena a la luz de las velas en el balcón de tu casa-árbol.