En cualquier relación de pareja a largo plazo se presentan conflictos. Saber elegir a la persona correcta, así como superar las discusiones, son dos claves para impedir que tu chico termine siendo tu exmarido.

A continuación, algunas señales a las que debes estar alerta para identificar a una futura expareja.

  1. Infidelidad: Casi a todos los hombres les fascina mirar a otras chicas aun en tu presencia. ¡Cuidado! Fíjate si ese chico con el que estás saliendo tiene esta manía. Es muy normal que luego de esa linda etapa del enamoramiento, los hombres busquen coquetear y “jugar” de galán con otras mujeres.
  2. Consumo de grasas saturadas: Según una investigación de la Universidad Estatal de Ohio, las personas que ingieren alimentos altos en grasas saturadas tienen mayores niveles de estrés, lo que ocasiona constantes peleas con quienes las rodean. ¿Tu chico come muchas frituras o comidas rápidas?
  3. No hay tiempo: Muchas chicas soportan que sus parejas cambien sus ratos de pareja por estar con sus amigos. ¡No tienes por qué permitirlo! Si él es así contigo, háblalo y si no reacciona, será mejor tomar una decisión definitiva. ¡Tú no lo mereces!
  4. Te deja en ridículo frente a los demás: ¿Cómo? Pues sí. Cuando un chico te agrede verbalmente; por ejemplo: discrimina a lo que te dedicas, crítica tu forma de vestir y de hablar… Si de verdad te amara, no te haría este tipo de cosas.
  5. Economía en el piso: En muchas relaciones las mujeres son las encargadas de llevar la batuta financiera, no solo de dividir el dinero para pagar las cuentas sino de llevarlo. Muchos hombres en la actualidad se “atienen” a que su pareja compre los alimentos de la semana, pague los recibos básicos de luz y agua, cancele la hipoteca de la casa… ¡Ese que está ahí al lado tuyo es un futuro exmarido! Y lo peor de todo, para el cigarrillo y alcohol SÍ tienen dinero. ¿Entonces?
  6. No hay alegría: En Estados Unidos la Universidad de DePauw indica que las personas que no sonríen mucho son más propensas a separarse que aquellas que ensanchan sus rostros con regularidad.
  7. Tareas domésticas: Si él se rehúsa a ayudarte a limpiar, analiza si quieres tenerlo cerca por mucho tiempo más. Lo más conveniente es repartirse las tareas del hogar. Algunas investigaciones señalan que cuando el hombre participa, la convivencia es armoniosa y duradera.
  8. Sexo: Él ya no tiene ganas de estar contigo. El cansancio y el estrés SIEMPRE son una excusa para no acariciarte y dedicarte tiempo.