Todas las chicas como tú sueñan con encontrar al hombre ideal. Ese que te ame a pesar de tus defectos y debilidades, que te apoye en tus proyectos y que sobre todo, más allá de ser un buen amante, sea un excelente compañero de vida. Hay una frase que dice: “Uno tiene dos certezas: que se va a morir, pero antes se va a enamorar”. El amor trasciende el tiempo y el espacio. Existen señales que te indican que has encontrado al amor de tu vida.

Tiempo de calidad: A pesar del trabajo, universidad y responsabilidades, tanto tú como él buscan la manera de pasar tiempo juntos. No importa si son solo 10 minutos, un beso, un abrazo y hasta sonrisa, todo vale.

Comunicación: Platican sobre sus planes futuros, qué piensan uno del otro, cómo mejorar lo que no les gusta de cada uno… Y claro, también implica hablar sobre qué les gusta y qué no en la cama.

Privacidad: Cuando estás en una relación, no todo gira en torno a tu pareja. Tanto tú como él tienen amigos, familiares y pasatiempos. Por eso, mantén tus círculos sociales. Organiza actividades con tus amigos, algunas veces irás con él y otras, no.

Confianza: Es un pilar fundamental entre ambos. Cuando existe confianza, tú y él están seguros de quién es su pareja. No temen a la intervención de terceras personas.

Intimidad: A la hora de mantener relaciones sexuales, no solamente es pasarla bien en la cama, él se preocupa por saber qué te gusta y qué no en la relación.

No buscan la perfección: Un hombre que te ama nunca tratará de cambiarte. Te tolera y respeta tus gustos, intereses, habilidades y defectos. Es importante que tanto tú como él se conozcan para que encuentren un equilibrio.

Compartir: Él ama que compartas con sus seres queridos en fiestas y reuniones familiares. No solo se trata de que te vean sino de que tú compartas con ellos y viceversa.

Motivación: Una relación plena nunca puede detenerte en tus proyectos personales ni mucho menos alejarte de tu vida social. Cuando ese hombre es “saludable” para ti, te ayuda a convertirte en lo que quieres, y a lograr tus sueños y aspiraciones.