“La va a dejar el tren”, “te vas a quedar para vestir santos”, frases como estas son las que escuchas decir cuando eres soltera. Sin embargo, existen mujeres que aseguran NO haber nacido para casarse.

Un estudio de la Universidad de Harvard asegura que las personas casadas son más felices. El psicólogo Daniel Gilbert fue el encargado de ejecutar la investigación y esto se debe a que son más saludables, viven más tiempo y tienen más sexo.

A pesar de estos resultados, necesitas estar segura, pues existen señales que ratifican que no eres para el matrimonio.

  1. Amas la independencia: Tener la libertad de salir con quien quieras y sin necesidad de darle cuentas a nadie es lo que amas. La independencia tuya no solo es económica sino también emocional, pues no necesitas la opinión de otra persona para tomar decisiones.
  2. Metas poco claras:Si todavía no tienes metas claras y tampoco haces planes a nivel familiar, es un gran indicio de que todavía no estás preparada para caminar hacia el altar.
  3. Amigos con derecho:Para ti lo más importante es conocer gente nueva. No hay prisa…
  4. No quieres ser madre:No te quieres comprometer con nada y sientes que un hijo es para toda la vida. Tu prioridad es tu carrera, tu desarrollo personal y profesional, algo que suele llegar después de los treinta años. No te visualizas como madre.
  5. No es formal: Una ruptura de pareja sucede aun estando comprometidos. Sin embargo, será más fácil poner fin cuando no existe algo serio. En otras palabras, no tienes prisa por formalizar con tu chico. ¡Hay más tiempo que vida!
  6. Economía inestable:No tener un trabajo estable es una determinante para no casarte. Cuando decides formar una familia, los gastos se duplican.
  7. El trabajo lo es todo: Los constantes viajes y la pasión por lo que hacen llevan a muchas mujeres a dejar de lado el matrimonio. El poco tiempo las hace recapacitar y darse cuenta de que no podrán llevar una vida tan comprometida como es la de casada.
  8. Personalidades distintas: Por más que trates, no logras encontrar un hombre que se asimile a tus gustos, sueños y preferencias.