La cantante británica interpretará el tema Skyfall en la ceremonia de los premios Oscar, que se realizará el próximo 24 de febrero en Los Ángeles. Y al parecer, Adele está tan nerviosa por esta presentación, que comenzó a realizar terapia de hipnosis.

Según informó el diario británico The Sun, la artista sufre de “miedo escénico” desde que se enteró de su participación en la gala de los premios más importantes de Hollywood.

Además, su cuadro se vio agravado al enterarse de que una de sus mayores referentes, Barbra Streisand, estará cantando en el mismo escenario que ella.

Con las sesiones de hipnosis, Adele espera poder presentarse sin miedos en el teatro Kodak para cantar el tema de la última película de James Bond, que está nominado en la categoría Mejor Canición.