Uno de los colores que viene pisando fuerte esta primavera es el amarillo. Sí, ya lo se, tú también pensaste ni loca me pongo ese color. Pero, lo cierto, es que el amarillo es un tono sumamente divertido, alegre y súper primaveral. Por eso, te brindamos algunos tips para que aprendas a combinarlo y llevarlo con toda la actitud.

Lo primero que debes tener en cuenta es que existe una gran gama de tonos amarillos, y en este sentido, puedes elegir el que mejor te siente. Por ejemplo, el color mostaza es una variante más sofisticada y menos llamativa que el amarillo puro y es una buena manera de probar con esta tendencia. Este color queda lindísimo combinado con prendas en nude, chocolate o azul marino.

Pero si quieres jugártela con un equipo completo en un amarillo llamativo, lo mejor es elegir un vestido o trench y combinarlos con denim.

Para las más arriesgadas, pueden complementar su look total yellow con detalles en rosas, colorados o anaranjados. El turquesa y el violeta también quedan muy bien con el amarillo, pero siempre procura que estén presentes en pequeñas dosis.

Los amarillos verdosos pueden vestirse con prendas en colores verdes y lo mismo con los amarillos anaranjados.

Por último, para aquellas que todavía no se deciden a experimentar con esta tendencia, les recomendamos incluir el amarillo en accesorios, como un sobre, un cinto o unos zapatos.

¡Anímate al amarillo!