Ubicado en el Mandarin Hotel Landmark de Hong Kong, Amber es un restaurante que conjuga las influencias de oriente y occidente. Su chef, Richard Ekkebus, de origen holandés y francés, juega con la localización del restaurante como un cruce de caminos entre el este y el oeste.

Así, la gastronomía de Amber integra ingredientes de lugares tan lejanos como Francia, Japón y Australia, con los propios de Hong Kong. El resultado es una comida con sabores chinos y toques franceses.

El menú ofrece platos a la carta y opciones de degustación, que incluye varias rondas acompañadas por el vino sugerido cada una.

Algunos de los mejores platos son el pollo de Bresse, la selección de quesos, el besugo, el erizo de mar acompañado con caviar, el salmón de Tasmania, los ravioles de venado y la velouté de coliflor con cebollas. En cuanto a postres, los favoritos son los petit fours, que incluye bombones y macarons.