PAREJAS

Sin ningún tipo de compromiso ni sentimiento amoroso de por medio y con la libertad de poder estar con otras personas, los “amigos con derecho” o “amigos con beneficios” son un buen refugio ante la soledad. Pero también un arma de doble filo, ya que no todos pueden mantener las reglas del “no-sentimientos”, y muchas veces se cae en el desamor, la decepción, las lágrimas y la separación.

Si has pensado en aprovechar esta tentadora oportunidad de tener un amante, te recomendamos leas primero esta nota.

Ser honesta con tus emociones

Los “amigos con derechos a roce” son dos personas con una atracción física mutua, pero donde las emociones y sentimientos no tienen cabida. Pero cuando esto sucede, cuando se entremezclan sentimientos, las cosas se complican, y si no eres sincera con él, y mucho menos, contigo misma, seguramente terminarás sufriendo. No debes convertir a tu amigo en amante como paso previo al noviazgo, porque eso remotamente ocurre. Recuerda que hay una diferencia entre sexo y amor, y los “amigos con derechos” sólo tratan sobre sexo.

Los celos

Supuestamente, un “amigo con derechos a roce” tiene toda la libertad de estar con otras chicas. Por eso, si eres del tipo celosa, y crees que no podrás controlarlos cuando lo veas en alguna cita o conversando con otra muchacha, no te metas en esta situación. Una relación de este tipo, que es solamente sexual, no es sinónimo de monogamia sino de aventura de una noche.

Establecer reglas

Antes de comenzar una relación de este tipo, que bien sabes es solamente sexual, es recomendable establecer las reglas del juego. Una de las reglas a considerar es no integrarlo a tu rutina diaria, incluyendo los amigos y la familia. Si con el tiempo comienza a llevarse bien con ellos, la relación tomará otra tonalidad. Tampoco es buena idea intercambiar regalos, ya que implican una conexión con la relación. Otra regla importante en la relación de los “amigos con derechos”, es no quedarse a dormir en el departamento o casa del otro. Dormir, acariciarse, puede tornarse emotivo e íntimo, y esto puede prestar a confusiones.

Pones en riesgo la amistad

Una de los puntos más importantes que debes tener en cuenta antes de comenzar una relación netamente sexual con un amigo es el riesgo de perder la amistad. Si las cosas no resultan bien, una relación de “amigos con derechos” tiene el potencial de arruinar la amistad. Si alguno desarrolla sentimientos amorosos, difícilmente se podrá volver a la amistad luego de haber compartido el contacto sexual y seguramente terminará herido.

Así que ya saben, tener un “amigo con derecho a roce” no siempre es tan sencillo como parece. Piénsalo bien antes de iniciar este tipo de relación con un amigo.