La novela del reconocido escritor León Tolstoi, que fue publicada en 1887, es un imperdible relato histórico que pretende desmenuzar las frivolidades y pasiones del zarismo ruso.

La trama es simple. Ana Karenina, mujer de alta sociedad y esposa del alto funcionario Karenin, se enamora de Vronski, un guapo militar. Abandona a su esposo y a su hijo para seguir a su amante, desafiando así el acatamiento a las convenciones sociales que le exigía su marido. La alta sociedad rusa le da la espalda mientras su esposo no quiere concederle el divorcio y se niega a que vea a su hijo. El romance clandestino tiene un final trágico.

Pero a la vez que se nos hace la crónica de estos amores desgraciados, la novela nos ofrece, en contrapunto, la apacible historia de amor de la hermana de Ana que se casa con un noble terrateniente para vivir dichosos en el campo.

En Ana Karenina, la fuerza y la riqueza de las descripciones, la pintura inimitable de los caracteres, la penetración psicológica, y más que nada la alta lección moral que se desprende de ella, forman un conjunto de tanta belleza y grandiosidad, que con razón se ha dicho que es una de las novelas más grandes y una de las obras más acabadas que nos ha dejado el gran autor.