Considerada una de las ciudades coloniales mejor conservadas de América Latina, Antigua es una ciudad pintoresca y acogedora ubicada en las tierras altas centrales de Guatemala.

Famosa por su arquitectura española y sus calles de adoquines del siglo XVI, el maravilloso lugar se encuentra a los pies de los volcanes Agua, Fuego y Acatenango.

La mezcla entre sus edificaciones renacentistas y fachadas barrocas del Nuevo Mundo, como así la gran cantidad de ruinas de iglesias, le han valido la designación como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Además de tener un gran atractivo arquitectónico, Antigua es una cuna de la cultura y el arte. Allí se pueden visitar un sinfín de museos, bares, parques y plazas. Y también, posee una gran variedad de restaurantes, comercios y mercados de artesanías.

Para obtener excelentes vistas panorámicas de la ciudad, existe la posibilidad de escalar los picos de los volcanes.

Ningún viajero se pierde de visitar las ruinas de la iglesia de San Agustín, el Palacio Municipal y la Catedral. Puedes hacerlo caminado u optar por tomar un tuk tuk, una motocicleta taxi de tres ruedas.

Por último, el Central Park es una excelente opción para disfrutar de las tardes soleadas y contemplar los hermosos paisajes de la ciudad.