Madrid, 13 feb (EFE).- Apple ha anunciado que se ha integrado en la Fair Labor Association (FLA), organización que ha iniciado auditorías especiales voluntarias a sus proveedores de ensamblado final de productos, incluyendo las fábricas de Foxconn en las localidades chinas de Shenzhen y Chengdu.

En nota de prensa hecha pública hoy, Apple anuncia que un equipo de expertos en derecho del trabajo dirigidos por el presidente de FLA, Auret van Heerden, ha iniciado esta mañana las primeras inspecciones en la fábrica de Shenzhen, conocida como Foxconn City y que sus primeras conclusiones se conocerán en marzo.

Foxconn es uno de los mayores proveedores de Apple y ha sido noticia en varias ocasiones por el suicidio de varios de sus trabajadores y por la explosión que en 2011 mató a cuatro trabajadores e hirió a 18 en una de sus plantas.

Apple publicó a primeros de enero su informe anual sobre las condiciones laborales en sus empresas proveedoras, que revelaba que sólo el 38 por ciento cumplieron su normativa de trabajar un máximo de 60 horas semanales y en 108 plantas no se pagaban las horas extra.

Además anunció que había puesto fin a la relación con uno de sus socios por continuas violaciones graves de las regulaciones que estable Apple.

En la nota de prensa, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, afirma que “las inspecciones ahora en curso no tienen precedentes en la industria electrónica, tanto por su escala como por su alcance, y apreciamos que la FLA haya acordado tomar la media inusual de identificar las fábricas en sus informes”.

Explica que “creemos que los trabajadores de todo el mundo tienen derecho a un entorno de trabajo seguro y justo, y por eso hemos pedido a la FLA que evalúe de manera independiente el comportamiento de nuestros principales proveedores”.

En esta evaluación se entrevistará a miles de empleados sobre sus condiciones de trabajo y de vida, incluyendo salud y seguridad, remuneración, horas de trabajo de las fábricas e instalaciones, así como relaciones con sus jefes.

Apple afirma que sus proveedores se han comprometido a cooperar con la FLA en la que se integró en enero y se convertió así en la primera compañía de tecnología admitida en esta asociación que lleva a cabo tareas de observación y verificación independientes para garantizar las condiciones de trabajo en las instalaciones donde se fabrican productos de sus afiliados.

Tras la inspección a Foxcom, emprenderán las de Quanta y Pegaton, con lo que se habrán cubierto las fábricas que ensamblan más del 90 % de los productos de Apple.