DECO

Cuando vivimos en espacios de pocos metros el desafío está en crear, en esas pequeñas dimensiones, nuestro lugar en el mundo. Para eso, hay algunos tips que nos pueden ayudar:

Sectorizar espacios con alfombras: puede ser útil para delimitar un espacio visual sin ocupar esos tan preciados metros cuadrados que disponemos. Además, aportamos calidez y personalidad al ambiente. Hay varios tipos de alfombras en el mercado: de lana, de yute, de algodón, entre otras, que pueden enmarcar áreas como el living, un escritorio, el sector del comedor o un pasillo.

Usar puffs como asientos: puede resultar divertido, cómodo y, sin dudas, ganamos mucho espacio. Cuando no se utilizan se pueden apilar o colocar debajo de la mesa ratona.

Lograr que la circulación sea lo más libre posible: Tenemos que proponernos que los muebles no sean obstáculos. ¿Cómo se hace? Colocándolos contra los muros y no en áreas de tránsito como son los accesos a balcones o los ingresos al hogar o la oficina.

Elegir bien los colores: Lo ideal es usar los más luminosos, como el amarillo, el naranja, el turquesa o los verdes claros. Evitar los tonos oscuros y no abusar de las combinaciones.

Guardar una proporción de tamaño entre el espacio y el mobiliario: En lugares pequeños se recomiendan muebles y objetos también pequeños.

Estas son algunas de las cosas a tener en cuenta a la hora de ambientar nuestro hogar, pero lo más lo importante es sentir que ese espacio es el reflejo de los integrantes que viven en él.