SUSHI

Con arroz, colorantes naturales y algas, la ilustradora japonesa Tama-Chan (también conocida como Takayo Chioyta) transforma el sushi en obras de arte. Crea impresionantes dibujos en las pequeñas piezas de arroz enrollado, totalmente comestibles. Hizo bocados con ilustraciones de gatos, flores, caricaturas e increíbles copias de retratos de famosos, como El Grito, de Edvard Munch, o La joven de la perla, de Johannes Vermeer.

Hay algo aun más llamativo en la producción de estas obras artísticas, que están a medio camino del museo y la cocina: ella no sabe cómo quedará terminada la obra hasta que no corta el roll. “Nunca sé si el interior se parece a lo que yo imaginaba. Y, cuando lo sé, no puedo hacer modificaciones”, comentó la artista en una entrevista con Daily Mail. Y agregó: “Siempre es un momento especial cuando hago el primer corte para revelar una imagen”.

Además, Tama-Chan explicó que las expresiones faciales son especialmente difíciles de hacer por los ingredientes pequeños y porque hay que cuidarse de no presionar con demasiada fuerza los rolls. ¿Qué te parecen sus obras de arte?