Llegó el momento de incorporar a las pestañas postizas a tu kit de maquillaje y animarte a utilizarlas. Si bien no son para usarlas todos los días, quedan perfectas en eventos nocturnos y fiestas, pues te harán una mirada impactante. Eso si, hay dos cosas indispensables para que las pestañas postizas queden bien: tiempo y un buen pegamento, pues no querrás sorprenderte en plena pista de baile con la vista nublada debido a que las pestañas comenzaron a despegarse o caerse. Sigue estos consejos y aprende a ponértelas tú misma.

Pestañas individuales: En una superficie plana pon una gotita de pegamento. Toma la pestaña por la punta con una pinza y moja el otro extremo en el adhesivo. Pégala en la esquina exterior del ojo y acomódala si es necesario. Repite esto de afuera hacia adentro, procurando siempre pegar entre dos de tus propias pestañas. Es importante que dejes secar bien.

Pestañas en mechones: El procedimiento es muy similar al de las individuales. El único detalle es que debes dejar un espacio entre cada aplique para que el resultado sea armónico. Ten en cuenta que éste tipo de pestañas producen un aspecto artificial, por lo tanto conviene usarlas solo si lo que quieres es tener un look original. Si prefieres algo más natural, elige otras opciones.

Pestañas en tiras: Coloca el pegamento a lo largo de toda la tira. Tómala y pégala sobre tus propias pestañas, empezando por el ángulo externo del ojo y hacia adentro. Si es necesario, puedes ayudarte con una pinza.

Cuando notes que las pestañas postizas ya están secas y bien adheridas, aplica una o dos capas de máscara. ¡Tendrás una mirada irresistible!