El presidente de Estados Unidos, Barack Obama es fanático del chile. Aunque muchos creían que su comida favorita era la pizza, Michelle, su mujer, ha confirmado ante la prensa que su marido tiene una gran debilidad por este pimiento ultra picante.

De hecho, fue captado en varias oportunidades por los paparazis degustando un delicioso chilli dog, un perro caliente aderezado con salsa de chile. Pero a Michelle, no le agrada demasiado el gusto del líder político, pues cree que el chile no es un alimento del todo sano. Por eso, lo ayuda a consumirlo con moderación, sino el presidente norteamericano comería chile todos los días.