Blake y Ryan

El paseo de La Croissette requiere glamour y romance en partes iguales. Y eso es lo que nos han traído Blake Lively y Ryan Reynolds, una pareja de actores que se casó en secreto en 2012 y hasta ahora apenas habían realizado apariciones públicas. Pues bien, en Cannes se han desquitado.

Después de varios días en el festival, al que el actor ha acudido a presentar su última película, The Captive, dirigida por Atom Egoyan, tanto él como su mujer se han convertido en el objeto adorado de los flashes. Blake, sobre todo, quien se ha confirmado como una auténtica reina de estilo desplegando un vestuario y un encanto digno de las grandes estrellas de antaño.

El matrimonio apareció agarrado de la cintura en la alfombra roja de Cannes. Blake lució un espectacular vestido en blanco y negro de Gucci, que derrochaba pura elegancia.

La pareja se ha paseado por los distintos eventos mostrando gestos de cariño y complicidad, recordándonos a otra favorita del público: la compuesta por Brad Pitt y Angelina Jolie, quienes este año, de momento, no pisan este privilegiado rincón de La Riviera al que tanto han dado.

Quizás a falta de ellos nos consolamos con esta versión más joven, pero no carente de atractivos. Ryan Reynolds, de 37 años, es uno de los modernos galanes de Hollywood y anteriormente estuvo casado con otra diosa rubia, Scarlett Johansson, entre 2008 y 2011. Su matrimonio fue tan discreto que apenas dejó imágenes. En cambio este, con la que fuera protagonista de la serie juvenil Gossip Girl es todo lo contrario.

Blake Lively, de 26 años, ha acompañado a su marido en esta ocasión, aunque se robó todo el protagonismo con su belleza.

Sin duda, son una pareja perfecta y queremos ver mucho más de ellos en futuras alfombras rojas.