RECETA

Hoy te traemos una receta muy fácil de bocaditos de merengue con avellana. Lo único que necesitas para que salgan perfectos es controlar bien tu horno. La idea es que estos merenguitos se sequen lentamente para que la textura quede muy crujiente por fuera y bien suave en el interior, como una crema.

Son ideales para la hora del té o para acompañar el café después de la cena y, de seguro, serán todo un éxito. ¡Toma nota!

¿Qué se necesita? 2 claras de huevo, 75 gramos de azúcar glas, 1/2 cucharadita de maicena, unas gotas de jugo de limón y 40 gramos de avellanas molidas.

¿Cómo se preparan? Calentamos el horno a 145 grados. Montamos las claras a punto de nieve. Cuando estén espumosas y empiecen a formar picos agregamos el azúcar poco a poco, la maicena y el jugo de limón.

Montamos hasta obtener un merengue duro y brillante. Por último, añadimos la mitad de las avellanas molidas en la masa, uniendo con suavidad para que el merengue no se baje. Sobre una bandeja de horno forrada con papel apto hacemos montañitas de merengue, intentando que sean todas del mismo tamaño, con la ayuda de una manga pastelera.

Espolvoreamos con el resto de la avellana molida y horneamos a 100 grados durante 45 minutos. Apagamos el horno y dejamos enfriar los bocaditos de merengue dentro para que se sequen bien. Sacamos del horno y guardamos en un tarro hermético, alejados de la humedad.

¿Qué te parecen los bocaditos de merengue con avellana? ¡Pruébalos!