Ubicadas en la provincia de Misiones, dentro del Parque Nacional Iguazú, en Argentina y en el Parque Nacional do Iguaçu del estado de Paraná, Brasil, las Cataratas del Iguazú son un atractivo imperdible, elegido recientemente como una de las siete maravillas naturales del mundo.

Aquí encontrarás el verdadero poder de lo que puede hacer la naturaleza. En medio de la selva semitropical estas impresionantes caídas de agua vienen a decorar el increíble paisaje. Paseos en lancha bajo los saltos y caminatas por los senderos de la selva son algunas de las actividades que se pueden hacer para entrar en contacto con este paraíso natural.

La mayoría de las excursiones se encuentran del lado argentino, pues allí se halla el ochenta por ciento de las cataratas. Sin embargo, desde Brasil, se puede obtener una vista panorámica de las caídas, lo que vale la pena ver.

Hay dos principales paseos: el inferior y el superior. En el primero, se pueden apreciar las cataratas en su terminación. La fuerza del agua genera una suave lluvia constante en el ambiente, con lo cual es muy probable terminar mojado. En este sector además, está la posibilidad de contratar lanchas para navegar por el Río Iguazú y pasar por al lado de las cataratas más tranquilas. Por su parte, el paseo superior es un recorrido por el inicio de las caídas. Aquí el paisaje cambia por completo, el sol se asoma con todo su esplendor y verás como el agua turbulenta pasa por debajo de tus pies.

La Garganta del Diablo es la caída más imponente y furiosa de todas. Está compuesta por un conjunto de cascadas de 80 metros de altura que se desprenden hacia una angosta garganta, la cual concentra el mayor caudal de agua de todo el mundo. Se las puede apreciar desde muy cerca y aquí descubirás, hasta con un poquito de miedo, lo increíble que puede lograr la naturaleza.

También puedes visitar la Isla San Martín, ubicada en el corazón del Río Iguazú. Allí encontrarás una excelente vista panorámica de la Garganta del Diablo, además de adentrarte en el paisaje selvático.

Y para los amantes del treking, existe la posibilidad de realizar caminatas a través de Sendero Macuco, ideal para entrar en contacto con la flora y fauna del lugar. El camino, concluye en una cascada de 20 metros, situada en el medio de la selva. Algunos de los animales que se pueden ver a lo largo del recorrido son los macucos, monos y coatíes.

Cabe recordar que dentro del Parque Nacional Iguazú se encuentra el Hotel Sheraton, que cuenta con una vista directa a la Garganta del Diablo y los saltos brasileños.