TAMY

Tamy Glauser es la nueva sensación de las pasarelas europeas gracias a su imagen andrógina y su figura esbelta de 1,80 y líneas fuertes, tan aptas para las prendas de hombre como para la alta costura femenina.

Diseñadores top como Jean Paul Gaultier o Givenchy la reclaman. Y ella lo ve como una ventaja: “Me siento cómoda vistiendo ropa masculina y rodeada de chicos. Al final del día, me siento como una de ellos”, cuenta en una entrevista para el sitio BBC Mundo.

¿Será hombre o mujer? Al verla por primera vez muchos se hacen la pregunta. Sus facciones y su cabeza rapada la llevaron directo a la fama a pesar de haber empezado su carrera como modelo hace menos de un año. Es de nacionalidad suiza, tiene 28 años, y sus fotos son un éxito en la Web. Según dice al entrar al baño de los lugares públicos, las mujeres le aclaran que está en el lugar equivocado, y en la calle la suelen llamar “monsieur” (señor, en francés). Pero en vez de ofenderse, Tamy disfruta, ya que asegura que le gusta este rol y que nunca volverá a dejarse el pelo largo.

“Siempre fue mi idea. No salgo mucho de compras, pero cuando lo hago, siempre voy a la sección de ropa masculina. Me gusta la vestimenta que puedo conseguir ahí. Además, sé que ninguna otra chica va a vestir la misma ropa”, explica.

Su estilo es el resultado de un camino de vida y de sus diferentes experiencias. Cuando era más joven solía tener el cabello hasta la cintura. Su aspecto fue cambiando mientras vivió en Nueva York y en Alemania. Hoy reside en París, donde trabaja para la agencia de modelos Ford. A pesar de su look masculino, es una mujer y afirma que lo que más le gusta de su cuerpo son sus labios y sus senos, pero que no le agrada sus hombros anchos producto de haber sido nadadora en su adolescencia, aunque sean uno de los pasaportes que la llevaron a la fama.

¿Qué te parecen sus fotos?