Para los amantes de la comida rápida, la gastronomía uruguaya ofrece el chivito, un apetitoso emparedado, cuyo protagonista es la carne de res, que enamora el paladar de todo el que lo prueba.

Seguramente te estarás preguntando por qué se llama chivito si se utiliza carne vacuna para prepararlo. Pues, lo cierto, es que la creación de este platillo esconde una simpática historia.

En 1940, Antonio Carbonaro era el propietario del restaurante El Mejillón, ubicado en la ciudad de Punta del Este. Una noche, luego de sufrir un apagón en el local, llegó una clienta que solicitó carne de chivito para comer. Como se les había terminado, Antonio mandó a preparar un pan tostado con manteca, servido con una feta de jamón cocido y un churrasquito bien jugoso. La mujer quedó encantada y así nació el chivito uruguayo.

Este delicioso plato es muy fácil de hacer. Lo único que necesitas son unas láminas de lomo o churrasco de res, que deberás cocinar en una plancha o chapa. El pan que se utiliza es el conocido como catalán, pero puedes elegir el pan para sándwich que más te guste. Además, puedes agregarle fetas de tocino frito o jamón cocido, queso mozzarela, lechuga, rodajas de tomate y huevo duro. Aderézalo con un poco de mayonesa y acompaña con una buena porción de papas fritas.

Existen variantes del chivito uruguayo en países como Argentina o Brasil, donde reciben el nombre de lomito y bauru respectivamente.