MAKE UP

No sabemos exactamente en qué momento pasa, pero un día te ves al espejo y, después de mucho tiempo de creer que nunca vas a envejecer, por fin sientes que te ves grande. Puede ser que tu maquillaje esté contribuyendo en esto, y cinco pequeños cambios te pueden quitar años de encima. Chequea si alguno de estos errores te aplica y de ser así, ¡haz un cambio! Nunca es demasiado tarde para un “makeover”.

Maquillaje en polvo

El polvo suelto se acumula en las arruguitas y puede provocar que se vean más prominentes. Cambia tu maquillaje en polvo por una base líquida, de preferencia algo ligero si no estás acostumbrada a este tipo de maquillaje. Si no puedes evitar el polvo usa sólo una capa muy ligera para sellar la base líquida.

Usar siempre lo mismo

¿Cuántos años llevas usando los mismos tonos de lipstick y la misma base? Date la oportunidad de cambiar para verte más fresca. Ve a una tienda departamental y prueba todo el maquillaje que desees hasta que encuentres algo que te acomode.

Usa menos colores

A veces verte más natural hace que tu rostro se vea más fresco y rejuvenecido. Haz la prueba, cambia las sombras muy oscuras o coloridas por tonos neutros en café y nude. Intenta usar sólo delineador y mascara de pestaña un día, te sentirás menos arreglada de lo normal pero probablemente recibas muy lindos comentarios.

Bronzer, iluminador y blush

No le tengas miedo a esto del contorno. En las tiendas departamentales te pueden enseñar a resaltar algunos aspectos de tu rostro usando bronzer y blush. El iluminador, si nunca lo has utilizado, sirve muchísimo para fingir el brillo de la piel.

Nunca te olvides del rímel

Pero tampoco uses uno muy viejito. Si te deja grumos es hora de comprar un rímel nuevo, pero nunca salgas de la casa sin él pues es la forma más fácil de abrir tu mirada.