Ser madre es todo un reto, casi una aventura diaria de la que no sabemos con certeza cómo acabará al final del día. Tenemos tanto por hacer que se nos olvida ocuparnos de nosotras mismas… ¡ERROR!

Si tú quieres enfrentar tus responsabilidades con positivismo y energía, tienes que pensar más en ti. Sí, así como lo oyes, tener un poco de egoísmo es sano.

Comienza un diario

Una forma de hacer un pequeño cambio en tu vida es generar tiempo para escribir un diario, escribir tus pensamientos te ayudará a conocerte mejor.

Las mamás tenemos tantas cosas en la cabeza que es todo un reto pensar en nosotras mismas, por eso te aconsejo que te tomes un tiempo para dejar salir tus sentimientos y emociones a través de la escritura. ¡Te sorprenderás de todo lo que descubrirás de ti misma!

Establece objetivos en tu vida

Tener objetivos y alcanzarlos será positivo para ti, aumentará tu autoestima y tu confianza en ti misma. En este sentido, puedes fijarte una meta para conseguirla antes de que acabe el año, ¡y lograrlo!

¿Quieres dejar de fumar? ¡Ahora mismo es el mejor momento para empezar a dejar el cigarro!

Define tus valores personales

Cuando sepas quién eres realmente te darás cuenta que cada vez es más sencillo tomar decisiones difíciles en la vida. Definir tus valores internos te ayudará a entenderte mejor a ti misma y a los demás, y a trabajar mejor por y para tu vida.

Puedes comenzar escribiendo una lluvia de ideas acerca de las palabras que mejor te describen. ¡Empezarás a sentirte más equilibrada entre tu tiempo libre, el trabajo y la familia!

Cuida tu energía

Todas las madres tenemos una energía personal que debemos cuidar para que no se disminuya más de la cuenta. Si hay días que acabas derrotada es porque debes cuidar más de ti tanto física como emocional.

Como ves son pequeños cambios en tu vida que te ayudarán a sentirte bien y enfrentar tus responsabilidades familiares y laborales con una actitud positiva.