COCINA

Los cumpleaños infantiles suelen relacionarse de modo casi automático con dulces y frituras. El resultado de esta costumbre tan arraigada en las fiestas es que los niños se atiborran de azúcares y grasas, lo cual suele ocasionar malestar gástrico y muchas veces, emocional. Diversos estudios afirman una relación estrecha entre la hiperactividad y el alto consumo de azúcar. En esta época en que la población mundial comienza a concientizarse sobre la prevención de la obesidad infantil y la diabetes, es válido contribuir a crear hábitos más saludables desde los festejos del hogar.

Galletitas de queso

C1

Al hablar de opciones saladas, es posible reemplazar los productos de copetín como palitos, papitas, chizitos y snacks en general y ofrecer a los niños otras opciones para picar mientras van llegando a la fiesta. Una excelente idea son las galletitas de queso. La receta no implica demasiada elaboración. Debes mezclar media taza de harina, media de maicena, una de queso rallado, una cucharada de polvo de hornear, tres cucharadas de manteca y un huevo. Una vez que la masa está uniforme, la dejas descansar en la heladera unos quince minutos y das forma a las galletitas para luego ponerlas en el horno. Para que sean más divertidas, se pueden conseguir en casas de cotillón moldes con formas de corazón, estrellas o caritas.

Hamburguesas caseras con vegetales

C2

Los panchos que se ven con frecuencia en los cumpleaños pueden ser reemplazados por hamburguesas a la parrilla. Basta con hacerlas en casa, con carne picada magra, para que contengan más nutrientes y menos grasas. Una vez cocidas, cada niño se preparará su propia hamburguesa y elegirá de la mesa distintos ingredientes. Se pueden servir vegetales como tomate, lechuga, zanahorias y remolachas para que cada uno incorpore al sándwich. Los panes, además, pueden incluir semillas de distintos tipos.

Pizzetas integrales

C3

La pizza es otro plato clásico de los cumpleaños. Lo mejor es que la preparares de forma individual, es decir, como pizzetas, dado que los niños la tomarán mejor y se ensuciarán menos. Para hacer de esta comida una opción más saludable puedes preparar la masa con harina integral. El sabor no cambia en absoluto y se incorporan fibras a la dieta. En cuanto a los gustos, es mejor que no tengan jamón, para no incluir más grasa a la que ya tiene la mozzarella, y que la salsa sea preparada con tomate al natural en lugar del envasado. También se le pueden adicionar rodajas de tomate, aceitunas y huevo.

Alfajores de maicena

C4

Lo dulce es lo que todos los niños esperan en los cumpleaños. Sin embargo, también esta parte de la fiesta puede ser saludable. La idea es no sobrecargar con porciones demasiado grandes y con muchas calorías. Para picar antes del pastel se pueden armar alfajores de maicena con dulce de membrillo. Esta fruta es buena para el hígado, al contrario que el pesado dulce de leche, y se digiere más rápido. Las tapitas pueden ser hechas en casa o compradas en el supermercado para ahorrar algo de tiempo.

Panqueques dulces con frutas

C5

El armado de panqueques dulces puede ser una tarea divertida para los niños. Sobre la mesa se distribuirán distintos rellenos y cada uno podrá disfrutar el suyo. Atención: una vez más, aquí también vale cambiar el dulce de leche por jaleas frutales, como mermeladas de frutilla o frambuesa, y hasta ananá y manzana cortada en trozos y acompañada por caramelo. Los chicos pueden jugar con los colores y a la vez, ingerir cantidad de vitaminas presentes en las frutas.

Cambiar los hábitos alimenticios de los niños no es fácil, pero siempre es mejor empezar por casa. ¿Cuál es tu plato favorito?