Convengamos que estar atrapada en un problema no es la situación más idílica de todas. Yo soy de esas mujeres que dan vueltas y vueltas y vueltas hasta solucionarlo…

Pero me acabo de dar cuenta de que estuve equivocada toda mi vida, pues los científicos recomiendan otra estrategia para encontrar la solución. ¿Quieres saber cómo es eso?

El estudio que dio con la solución

Un estudio realizado por los investigadores de la Universidad Bar-Ilan en Israel en febrero de 2016 sugiere que preservar la mente clara, sin ningún tipo de preocupación, hace que las personas sean más creativas.

¿Cómo se llegó a esta conclusión? Se realizaron tres pruebas diferentes con 20 personas que completaron la misma tarea de libre asociación, en la que tenían que nombrar la primera cosa que se les viniera a la mente tras escuchar determinadas palabras “objetivo”.

Luego, para hacer más valedero el experimento, los científicos les propusieron a los participantes diversas actividades adicionales. A algunos se les dio para recordar números de dos dígitos mientras que otros tuvieron una tarea más compleja que consistía en ordenar alfabéticamente las tres primeras letras de cada palabra objetivo.

¡Nada de estresarse!

¿El resultado? Los investigadores constataron que quienes tenían la tarea de recordar los números de dos cifras dieron respuestas más creativas; de allí concluyeron que cuando se reduce el estrés mental las personas tienden a evitar la solución obvia y buscan otras alternativas. En otras palabras: si el cerebro no está agobiado y se encuentra libre de tensión es capaz de pensar más soluciones a más problemas.

Entonces, si estás intentando resolver un problema, lo mejor será que te comprometas con una actividad que despeje tu mente y te distraiga, como salir a caminar o a correr. Sucede que darle vueltas siempre a lo mismo, sobre todo cuando eres presa del estrés no te llevará a buen puerto -más bien todo lo contrario-.

Ahora ya lo sabes: ante cualquier problema, procura no obsesionarte. Despeja tu mente y, cuando menos lo esperes, habrás dado con la solución. ¡Apuesto a que ya te ha pasado muchas veces!