Se estima que un niño creativo es capaz de encontrar distintas soluciones a un problema, creando un clima de armonía, confianza y respeto. De manera que tener hijos con gran poder de imaginación resulta vital no solo para la  diversión durante las primeras etapas de sus vidas, sino que además determina capacidades para enfrentar diferentes situaciones a futuro.

Esto indica que hacer un buen trabajo en la promoción del desarrollo de esta habilidad no es un asunto menor, por el contrario, merece toda la atención por parte de padres y educadores. Y aunque no parece ser una tarea fácil, la buena noticia es que a través del juego es posible lograr el desarrollo de esta capacidad en los pequeños y con ello sentar bases que marcarán por completo su actuar durante todas las etapas de sus vidas.

Cómo lograrlo

Cada situación, actividad o experiencia vivida por tus hijos durante el día puede desarrollar su imaginación, sin embargo es importante reforzar y promover esta activación a través de diferentes prácticas lúdicas y divertidas.

Si bien, todos los juegos implican estímulo para la imaginación de los niños, existen actividades que permiten un mejor desarrollo de esta capacidad. Las acciones con gran potencial son las que se relacionan con la creatividad, entre estas encontramos la invención  de historias a través de palabras dadas, actuar escenas creadas por ellos mismos, juego de roles e interpretar personajes a partir de disfraces hechos en casa.

 Los juguetes adecuados

Es importante tener presente que pese a que la mayoría de juguetes contribuyen a potenciar la creatividad en los niños, hay algunas recomendaciones que permiten tener mejores resultados en esta tarea.

Dependiendo de la edad de los niños existen distintas opciones de elementos que estimulen la creatividad, pero lo ideal es que sin importar la etapa que transiten tus hijos, los motives con objetos  que los inviten a pensar y a desarrollar la lógica.

Lo ideal para estimular la creatividad de tus hijos son los juegos con plastilina o harina, los cuales les permiten ajustar su motricidad fina y explotar su creatividad con la creación de nuevos objetos con materiales maleables.

Otra opción son los juegos donde se cambian las partes de los elementos para crear las mismas o diferentes figuras, como los cubos o los rompecabezas. Tus hijos podrán comenzar a explorar las formas, colores y figuras lo que les permitirá desarrollar su capacidad de imaginar y relacionarse con la realidad.