SALUD

Uno de los problemas que quizá más afecten tu día a día es la inflamación del vientre, que no sólo es incómodo sino doloroso en ocasiones. Si te sientes identificada, es bueno que sepas que en tus manos está mejorar, implementando ciertos hábitos que ayudan a desinflamar.

Después de comer y beber, la comida y los líquidos ocupan un espacio en el estómago y los intestinos, y eso significa algo de expansión en la zona abdominal. Por lo que cierto grado de inflamación es normal.

Pero hay ciertos alimentos, como la comida grasa o los refrescos, que causan inflamación abdominal severa. Si eres de los que caes en esta situación frecuentemente, te compartimos los hábitos que debes realizar en tu rutina para evitarla.

1. Agua antes y después. Es cierto que ayuda para bajar la comida, pero lo recomendado es reducir la ingesta de líquido mientras comes; esto porque aumentas tu riesgo de introducir aire a tu organismo. Lo mejor es que bebas agua antes o después de los alimentos. Si lo haces previo te sentirás más saciada y comerás menos, si es posterior tu sistema digestivo trabajará mejor.

2. Consume yogurt. El yogurt con acti-regularis, además de los beneficios propios del alimento, consta de un fermento exclusivo y fibra que ayudan contra la inflamación.

3. Hazte fan de las infusiones. El consumo de té que ayuden a reducir el tejido graso del abdomen, es una forma natural de lograr mejorar la estética y salud.

4. Mastica. El 50% de los problemas comienzan por no masticar adecuadamente. Lo más adecuado es hacerlo 30 veces en cada bocado, de forma que el alimento se impregne bien en la saliva.

5. Sal con tus amigos. Diversos estudios certifican que el componente emocional es un factor de riesgo en la inflamación abdominal. Por ello, mantener tus emociones sanas, deshacerte del estrés sobre todo, es un hábito que debes adoptar para desinflamar tu vientre. Sal con tus amigos, haz ejercicio, disfruta de una película y procura sonreír todo el tiempo.

Estos hábitos que ayudan a desinflamar tu vientre deben estar acompañados de una dieta adecuada, que incluya avena, manzanas, papaya y muchas verduras. De esta forma verás que pronto te olvidarás del problema.