Los adultos tomamos nuestras propias decisiones sin tener en cuenta que muchas influirán en nuestro entorno próximo. Es el caso de cuando decidimos tener un único hijo en toda nuestra vida.

Ese hijo esperado nace y crece, y un día… nos pide un hermanito. De pronto, aquella decisión tan determinante es cuestionada por nosotras mismas y la hacernos tambalear, pero en el fondo lo sentimos: no queremos más hijos. 

¿Piensas igual?, ¿no quieres más hijos? Lo que sigue te servirá para saber qué responder a tu hijo cuando te pida un hermanito. 

¿Por qué desea un hermanito?

Ante todo debes entender qué motiva el pedido de tu hijo. Las razones pueden ser diversas y tan profundas como fugaces. Por ejemplo, tu hijo se enteró que alguien de la familia tendrá un hermanito o sabe que la mayoría de sus amigos o compañeros de clase tienen hermanos. También puede ser que piensa que con un hermano estará más acompañado, entre otras posibilidades.

Qué decirle a tu hijo cuando no deseas darle un hermano

Dicho así, esto parece muy egoísta: “no deseas darle un hermano”. Y en parte lo es, la decisión de tener hijos comienza por el modo en que cada una desea proyectar su vida. Solo cuando la respuesta a esta pregunta tan personal es SÍ, se transforma en una decisión compartida de pareja y de familia. 

Teniendo en cuenta la edad que tiene tu hijo, podrás hablar con mayor o menor detalle. Es decir, no deberías mentir, pero si las razones para no tener más hijos son de salud, no es necesario profundizar en el tema. Pero sí le puedes explicar de forma superficial para que lo comprenda.

Sea cual sea la razón por la que has decidido no tener más hijos, explícale cómo cambiaría su vida con un hermanito. Le puedes contar que tendrá que compartir muchas cosas, desde su habitación pasando por el presupuesto económico -habría que comprar todo para dos- hasta tu tiempo que al día de hoy tiene de forma exclusiva.

Ver a tu hijo decepcionado puede angustiarte, pero como adulta sabes que acceder a su petición implica una increíble responsabilidad y que no es una decisión que se deba tomar a la ligera. Procura que tu único hijo esté rodeado de otros niños de su edad con los que pueda compartir juegos y actividades, para que sienta menos ese posible vacío que le produce no tener un hermano.

Y recuerda, dile a tu hijo lo mucho que lo amas y lo importante que es para ti, y haz todo lo que puedas para que crezca sano y feliz.