CONSEJOS

Para aquellos que suelen dejar para último momento comprar los regalos, veamos cómo hacer las compras de Navidad sin estrés.

Internet es nuestro gran aliado para la compra de los regalos de Navidad. La red es el mejor medio para encontrar un regalo original. Si a esto añadimos algunas ideas encontradas al pasar por delante de alguna tienda durante el descanso de media mañana en la oficina, además de algún consejo ofrecido por un colega, la cosa está casi hecha. Una vez recogidas todas las ideas, se clasifican para no tener que volver a empezar.

Para una compra de Navidad que no tenga que realizarse en el último minuto, lo ideal es preparar un documento específico en el ordenador o el smartphone, además de incorporarle una foto (mejor con la etiqueta), y que luego se puede pensar con más detenimiento. Solo basta con encontrar una nueva excusa para justificar los descansos de media mañana en la oficina…

Regalos de Navidad en el último minuto

Una vez la fase “encontrar un regalo de Navidad” se ha terminado, es el momento de ir a comprarlo, para no tener que hacerlo en el último minuto.

La mayoría de la gente prefiere comprar los regalos de Navidad durante las dos últimas semanas anteriores al día 25. Para evitar que el shopping de Navidad se parezca a una auténtica carrera contra reloj y se sufra lo que se llama el estrés de Navidad, es necesario realizar las compras con tiempo suficiente.

De esta forma, también se evitan las malas sorpresas de que el producto ya esté agotado, ya que este es verdaderamente un riesgo que suele ocurrir. Un truco para encontrar un regalo de Navidad: tener una segunda opción en caso de que la idea primera finalmente no esté disponible.

¿Cómo hacer un bonito regalo de Navidad?

Normalmente no se piensa en esto, pero menos colas en las tiendas quiere decir menos gente en el stand “envolver para regalo”. Así pues, si se está comprando un regalo de Navidad en el último minuto, conviene aprovechar esta oportunidad. Incluso si hay que esperar un rato, conviene hacer la cola. Esta es una forma de evitar el “trabajo” de tener que envolverlo en casa (no siempre se sabe hacer, sobre todo si es una cuestión de urgencia).

Las personas que son más hábiles y que quieren pasar un rato agradable con sus hijos después de haber comprado los regalos de Navidad, pueden envolver algunos paquetes los días previos a las fiestas. Es una forma de evitar el estrés y las prisas inútiles. Para los más creativos, incluso pueden lanzarse en la fabricación de etiquetas para regalos originales.

Siendo organizados y previsores en las compras de Navidad, se pueden celebrar unas fiestas tranquilas y fuera de preocupaciones.