como-hacer-ejercicio-si-trabajas-todo-el-dia

Uno de los grandes pretextos que ponemos para no hacer ejercicio es que no tenemos tiempo. Si eres una chica que trabaja todos los días, seguramente no te imaginas cómo podrías hacerte un espacio en tu apretada agenda para hacer ejercicio.

En un mundo cada vez más demandante, el ser mujer exitosa implica un mayor trabajo, ya que su jornada no termina al salir de la oficina porque al llegar a casa inicia el segundo turno: atender la casa, cocinar, supervisar labores del hogar. Y si trabaja en casa, la labor no termina ¡nunca! Entonces, ¿cuándo hace ejercicio? Aquí unos tips básicos para hacer gimnasia cuando no tienes tiempo.

  1. Agenda tu sesión de ejercicio, así como tus otras actividades diarias

Dedica al menos 30 minutos efectivos, o idealmente, una hora. Considera que si quieres bajar de peso, lo principal es el trabajo cardiovascular. Y para marcarte, más trabajo de fuerza que cardio. Lo importante es siempre conjugar ambos; y una o dos veces por semana, hacer primero las pesas y luego el cardio, para potenciar el metabolismo de las grasas.

  1. Busca un horario que te agrade

No importa si es en la mañana o por la noche, lo importante es que te ajuste. Existe la creencia de que es mejor en la mañana, la realidad es que el mejor horario es en el que tengas más energía. Si eres de la gente que por las mañanas no funciona, no entrenarás bien y lo más probable es que dejes de hacerlo pronto. ¡Eso sí! Para entrenar en las tardes, debes ser más disciplinada, ya que es más probable que el trabajo o algún compromiso “eviten” que vayas. ¡Organízate y arranca desde el lunes!

  1. Ponte metas de asistencia al club que sean alcanzables

Es mejor que te propongas ir tres días y vayas cuatro, a que digas que irás seis y sólo puedas tres. Psicológicamente, es más motivante y genera un reforzamiento positivo, que sobrepases tu meta inicial a que ¡no la alcances! Eso puede frustrarte y desmotivarte.

  1. Si no te gusta entrenar sola, hazlo con algún amigo o amiga

Existen estudios que comprueban que la gente que entrena acompañada, tiene más probabilidades de adherirse al entrenamiento, ya que hay motivación mutua y complicidad. Además de ¡más diversión! Y con un buen coach ¡Al triple!

  1. Descubre la actividad que más te guste, y dale un sitio especial

Por ejemplo, si lo que te conviene son las pesas, pero amas bailar ¡Baila también un par de días! Si lo tuyo es yoga, pero te conviene crossfit ¡Haz yoga uno o dos días después de tu entrenamiento! Integra tu actividad favorita para que disfrutes ¡Todo el tiempo!