Esta es una manera muy fácil de animarse al nail art. Aunque existen herramientas especiales para pintar puntos en las uñas, nosotras te enseñamos una forma casera bien sencilla para que puedas impactar a todas tus amigas.

Lo único que necesitas es una horquilla o un palillo tipo escarbadientes, al que le tienes que cortar un poquito la punta para que quede más grueso. Luego, elige dos colores de esmalte. Con uno, dale una base a tus uñas y con el otro harás los puntitos. Deposita un poco de esmalte sobre una tapita y sumerge la punta redonda de la horquilla o el borde del palito. A continuación, apóyalo sobre tu uña y, si es necesario, dale varios golpecitos para que se asiente bien el color.

Y listo… ¡Ahora a practicar!