BELLEZA

¿Les gusta verse guapas y radiantes? ¡Claro! ¿A quién no? Pues la clave está en hacerse limpiezas faciales profundas.

La mayoría de las mujeres simplemente se lavan la cara con jabón y ya está. Pues bien, eso es perfecto, debemos hacerlo al menos por la mañana y por la noche, pero también es necesario hacernos una limpieza facial profesional al menos una vez al mes. Para ello, no es necesario volverse locas, te vamos a dar unos sencillos pasos para que lo consigas a continuación.

1. Desmaquillar y limpiar

Desmaquilla tu rostro completamente, usa leche limpiadora incluso si no estás maquillada. Después lávate la cara con jabón para tu tipo de piel y aplícate tu tónico habitual con un algodón y a toquecitos.

2. Exfoliación

Aplícate un exfoliante facial granuloso y lo restregarás por el rostro. Humedece un cepillo facial y añádele limpiador. Cepilla el rostro en círculos, siempre de adentro hacia afuera y no te olvides del cuello. Lo retiramos con agua y volvemos a aplicarnos tónico.

3. Vapor

El siguiente paso es el de vaporizar el rostro. Si no tienes un vaporizador facial en casa, tranquila, pon una olla con agua a hervir; una vez listo, pon la cara encima (cuidado que no te quemes) y tápate con una toalla para que no se escape el vapor. Así conseguiremos abrir los poros, y eliminar la suciedad del rostro será más fácil. Hazlo entre 5 y 10 minutos.

4. Extracción

Es el momento de sacar espinillas, puntos negros y otras imperfecciones. Usa dos pañuelitos para hacer presión, y procura no dejarte marcas. Si no sale, no lo fuerces, ya lo hará.

5. Mascarilla

Elige una mascarilla adecuada al estado de tu rostro. Hay de muchos tipos, relajantes, hidrantes, oxigenantes…. Déjala actuar alrededor de 15 minutos y relájate mientras la llevas puesta. Después la retiramos con agua y con ayuda de una esponjita y volvemos a aplicar tónico.

6. Hidrata

Ponte tu crema hidratante y tu contorno de ojos.

Ya no hay excusas para lucir un bonito rostro, ahora ya sabes cómo hacerte una limpieza facial profesional en casa. ¿Tú también te la harás?