Cultivar la gratitud requiere de mucha voluntad y disciplina. Pero si aprendemos a ser más agradecidas, nuestra salud y bienestar en general mejorará. Muchos estudios han demostrado que la gratitud influye positivamente en el fortalecimiento del sistema inmunitario, combate la depresión, reduce la presión arterial, previene las enfermedades del corazón, aumenta la tolerancia al dolor y nos da ánimo para hacer actividad física y cuidar de nuestros cuerpos.

Practicar la gratitud no es algo natural para la mayoría de las personas. Muchas de nosotras hemos sido heridas y, como resultado de ese dolor, es extremadamente difícil perdonar y apreciar lo que tenemos. Cuando vivimos en el dolor y el sufrimiento pasados, permitimos que la ira, la rabia, la depresión, el miedo, la frustración, etc. tomen el control de nuestras vidas.

Afrontar la situación y superar esas cuestiones dejando ir el dolor es un gran paso para abrir nuestros corazones y aceptar la vida como una bendición que Dios nos ha dado.

No importa lo difícil que haya sido la vida, esta es la única que tenemos. Cuando nos damos cuenta de que la vida es un regalo, la apreciamos y dejamos ir esos pensamientos que ya no nos sirven. Agradecemos cada momento y nos concentramos en disfrutar y vivir plenamente el momento presente.

A continuación, te dejamos algunos ejercicios muy simples que te van a ayudar a empezar a implementar la práctica del agradecimiento:

  • Al levantarte, simplemente di gracias.
  • Al acostarte, simplemente di gracias.
  • Una vez que hayas empezado a dar simplemente gracias puedes agregar por qué cosas, situaciones, personas, etc. estás agradecido.
  • Hoy agradezco porque pude levantarme de mi cama.
  • Hoy agradezco porque tengo salud.
  • Gracias porque tengo salud y alimentos que comer (muchos hoy en día no los tienen).

Cada día puedes seguir agregando razones por las cuales expresas gratitud y mientras menos lo pienses vas a tener miles de ellas. Porque vas a ver que mientras más agradezcas, más razones vas a tener para estar agradecida.