Las brochas y pinceles son instrumentos indispensables para maquillarnos. Por eso, es necesario mantener su estado, y por sobre todo, conservarlos limpios, pues un pincel sucio puede, no solo arruinar el make up, sino también ser un excelente lugar para la producción de gérmenes. En esta nota te contamos algunos métodos para que puedas tener tus brochas y pinceles siempre limpios y en perfectas condiciones.

Uno de los métodos más sencillos para lavar tus instrumentos de maquillaje es utilizar champú y bálsamo de bebé. Después de mojarlos, les aplicas champú y los enjuagas muy bien. Luego aplicas un poco de bálsamo y vuelves a enjuagar. Déjalos secar sobre una superficie horizontal para que no pierdan su forma original, y si hace mucho frío puedes usar el secador de pelo, procurando secar a favor de las cerdas.

Otra opción es usar una emulsión desmaquillante -la misma que aplicas en tu rostro- pues se supone que si están pensadas para quitar los productos de tu cara, también podrán eliminarlo de las brochas.

Algunas personas limpian sus pinceles con una mezcla de dos partes de agua y una de  vinagre. Simplemente los sumergen en la mezcla por un rato. Luego los enjuagan con abundante agua y los dejan secar.

Por último, existen productos específicos que las grandes marcas ofrecen para limpiar y desinfectar brochas y pinceles. Puedes conseguirlos en las mismas tiendas de maquillaje.

Recuerda que los profesionales recomiendan limpiar por lo menos una vez al mes los instrumentos de maquillaje.