Portrait of attractive young adult woman applying blusher

Cuando tenemos marcas de acné en ocasiones es difícil aprovechar al máximo nuestro maquillaje. Generalmente terminas usando una base muy pesada o no logras la cobertura uniforme que estabas esperando.

Para que tu complexión quede lo más lisa posible sigue estos sencillos consejos. ¡Seguramente verás la diferencia!

Usa humectante

Cuando tuvimos problemas de acné en la adolescencia muchas veces nos da un poco de miedo usar crema humectante para la cara porque pensamos que nos puede sacar granitos. Aún si tu piel es grasa, es importante que esté bien humectada. Busca una crema o serum especial para pieles grasas y aplícala por las noches. No te preocupes si la primera semana te saca algunos granitos (es tu piel adaptándose al nuevo producto) en poco tiempo se quitarán y no volverán a aparecer. Si te llenas de acné y no se quita después de un par de semanas, cambia de humectante.

Cara limpia

Antes de empezar limpia tu cara con una toalla húmeda para retirar la suciedad y el exceso de grasa. Es importante empezar de cero.

Primer

Antes del maquillaje prepara tu rostro con un primer. Ese es el nombre del producto y varias marcas tienen su versión. El primer sirve para que el maquillaje se fije mejor y dure más tiempo.

Si no tienes primer usa un protector solar especial para el rostro graso que sea de rápida absorción. El propósito es preparar la piel para recibir el pigmento de la base.

Base clara

Tu base debe ser exactamente igual a tu tono de piel o un poco más clara. Cuando de esconder marcas se trata es mejor irnos un tono más abajo que arriba. Usa una brocha para aplicar el producto, así utilizarás menos y lo colocarás mejor alrededor de las marcas de acné. Asegúrate de bajar el maquillaje hasta tu escote si es más claro que tu tono de piel.

Corrector arriba de la base

Prueba este método de colocar el corrector por encima de la base y no por debajo. Si tus marcas de acné están un poco enrojecidas necesitas un corrector con tonos verdosos. Aplícalo sobre la base con una brocha y difumina bien, asegurándote de que se mezcle con tu maquillaje. No uses demasiado. Cuando de cubrir imperfecciones se trata, menos es más.

Séllalo

Para que todo se quede en su lugar es importante que termines tu maquillaje con un poco de polvo. Puede ser maquillaje en polvo (el mineral funciona mejor) o simplemente polvo traslúcido. Esto te ayudará a que tu maquillaje no se corra.