Todas las parejas discuten de vez en cuando, pero queda en cada uno saber resolver las diferencias de manera inteligente.

En mi caso, llevo muchos años en pareja y aprendimos con el tiempo que discutir y enojarnos no lleva a nada bueno. Para ayudarte, quiero contarte algunas formas que puedes utilizar para resolver diferentes conflictos de pareja.

Ten la precaución de tomar un tiempo para hablar

Procura tener un tiempo a solas con tu pareja para hablar del tema. Para eso apaga los teléfonos, deja a los niños al cuidado de tu madre o tu suegra y dispón de un rato para tener una charla tranquila para aclarar todo. Si no pueden evitar discutir a los gritos, vayan a un lugar público como un bar o café donde gritar solo los avergonzará y los obligará a hablar de forma más tranquila.

No interrumpas a tu pareja

Cuando tu pareja hable, deja que termine la oración antes de refutar lo que va a decir y evita generalizar. Lo mejor es que cada uno tenga su turno.

Demuéstrale que lo estás escuchando

Utiliza el lenguaje gestual para darle a entender a tu pareja que la escuchas atentamente. No hay nada peor que hablar y que la otra persona mire para otro lado, consulte su celular o no nos preste atención, ¿verdad? Por eso mismo, para solucionar cualquier problema de pareja (sin importar de qué se trate), es necesario prestar atención a quien está hablando y exigir que la otra persona haga lo mismo.

Cuando el sexo es el problema

Lo ideal en estos casos es tener una noche a solas los dos, por lo menos dos veces al mes. Para eso, deja a los niños a dormir con alguna de las abuelas y prepara una velada romántica, ¡verás que esta será la manera más inteligente de resolver este tipo de problemas! Si aun así no tiene solución, mi consejo es que ambos visiten un especialista para evaluar el caso y buscar una solución viable.

¿Y si se trata de dinero?

Una forma adulta de resolver este problema es tener cada uno su ingreso. No solo estarán más tranquilos económicamente, sino que ninguno de los dos dependerá de los caprichos o deseos del otro, ¡y eso es muy bueno!

Seguro conoces otras formas adultas de resolver conflictos de pareja, pues nadie está exento de vivir situaciones de este tipo en algún momento de la relación. Si esto es así, no dudes en poner en práctica lo que sabes.