El matrimonio es una etapa hermosa, pero difícil de llevar. Cuando te casas no todo es color de rosa. Los problemas económicos, diferencias personales y demás dificultades son pan de cada día.

En su libro Cómo sobrevivir a una ruptura, Vicente Garrido reconoce que las parejas no pueden vivir en una situación de riesgo y ser felices. Es más, el profesor de psicología de la Universidad de Valencia en España afirma que una relación tiene futuro cuando se observa cordialidad entre ambos.

En la obra de Garrido se menciona la investigación del famoso psicólogo John Gottman, donde afirma que las parejas casadas exitosas dejan los pensamientos negativos y emociones del otro por debajo de las positivas. Además, se basan en amistad y compañía profunda. Gottman afirma que no se trata de que las parejas no discutan sino de que hay que ver el modo en que lo hacen.

Después de analizar varias relaciones, Gottman identifica señales que podrían ser causa de divorcio en el futuro.

  1. Discusiones: Cuando discutes con tu pareja lo hacen con sarcasmos.
  2. Crítica personal: ¡Ojo! El especialista indica que no es lo mismo que te quejes por el comportamiento de tu pareja que criticar un rasgo físico de tu esposo.
  3. Burla: Tú o él se burlan de algún error o gesto. Independientemente de quien lo haga, la intención es incomodar y hacer que el otro se sienta mal.
  4. Siempre está a la defensiva: Tu pareja te dice algo y tú le respondes con los tacos de frente.
  5. Muro defensivo: Sucede cuando alguno de los dos evade la interacción para evitar ser herido. Sucede con más frecuencia en los hombres; es decir, él se enoja con facilidad y tarda más tiempo en reconciliarse. Es acá cuando las mujeres suelen poner en la mesa la necesidad de conversar sobre el conflicto, mientras los hombres siempre tratan de evitarlo.
  6. Inundación emocional: Pasa cuando alguno de los dos es atacado verbalmente por el otro, por lo que reacciona como si sufriera amenaza física. Como consecuencia, se desgasta la relación y el deseo por relacionarse de nuevo es nulo. ¡Con toda razón! Nadie merece un trato así.
  7. Fracaso a la hora de prevenir o reparar daños: Cuando eres una mujer feliz con tu esposo, ambos saben reconocer en qué momento es mejor tomar distancia y luego retomar la conversación. En otras palabras, luego del conflicto llega la calma tras haber conversado y arreglado el problema. Ambos se perdonan y olvidan lo sucedido.